logo 10 Radio logo Aid&Credit logo Asisa  logo Baden  logo Gant  logo GestNow Players logo Osiberia logo Puleva  logo Ribé Salat   logo Spalding

La FBM rompe récords: ¡2.008 equipos!
Guía de Primera Nacional femenina 2017/18
Liga Free Basket, deporte a medida
Arrow
Arrow
Slider
La FBM rompe récords: ¡2.008 equipos!
Guía de Primera Nacional femenina 2017/18
Liga Free Basket, deporte a medida
La III Liga Jr. NBA-FEB arranca en Coslada
Arrow
Arrow

Horarios Resultados FBM

Estadisticas en directo

minibasket2

Logo DiaMini17 pq

Banner CopaPuleva17 pq

San Patricio, crecer con el deporte

Reportajes Clubs. San PatricioDesde la creación de la sección, en 1965, el baloncesto ha estado presente en San Patricio. Los valores del deporte son un complemento imprescindible a la formación académica. Eso no ha cambiado. Pero, tras los éxitos de los años 80 y 90, el baloncesto ha tenido que adaptarse a los nuevos tiempos, a la competencia de otras disciplinas y a las numerosas actividades extraescolares de los alumnos, siempre buscando el equilibrio entre el deporte escolar y la competición.

 

 

 

La filosofía del San Patricio se resume en dos palabras: deporte escolar. Que los alumnos del colegio jueguen en el colegio. Todo empezó en 1965, siete años después de la fundación del centro de Serrano, con la inscripción de un equipo de baloncesto en los Juegos Escolares Nacionales. Pero, ¿por qué se eligió este deporte y no otro? Rafael Velázquez, actual jefe del Departamento de Educación Física y Deporte, apunta a que “en Serrano, el espacio era muy reducido” y, sobre todo, a la afición por el baloncesto del ya fallecido Carlos Cristóbal, figura clave en la historia del colegio y en los primeros años del club deportivo.


Campeón de Madrid escolar en los años 60, con Carlos Cristóbal como entrenador
y Gabriel Castellano y Carlos Magaz como directores.

El crecimiento del básquet fue fulgurante. En 1967, se inauguró el colegio San Patricio de El Soto, con mucho más espacio que el de Serrano y, sobre todo, con un pabellón cubierto que, más de cuarenta años después y tras una reciente remodelación, presenta un aspecto impecable. En El Soto están los alumnos de Secundaria y Bachillerato; en Serrano y en el tercer colegio, el de La Moraleja, los de Infantil y Primaria.


Un torneo interno de minibasket.

Tras el impulso inicial, en 1978, Carlos Cristóbal decidió fichar a Eduardo Rojo, otro hombre de baloncesto, que llegaba desde el colegio Virgen de Atocha. Con la inscripción de varios equipos en la entonces Federación Castellana de Baloncesto, comenzó la época dorada en el San Patricio. Al menos en el apartado de resultados. En la temporada 1980-81, el junior ascendió a Primera División e incluso se clasificó para la fase final de Madrid, en la que acabó quinto, por detrás del Inmobanco, el Real Madrid, el Cajamadrid y el Estudiantes y por delante del Real Canoe. Ese mismo año, el equipo de premini fue subcampeón de Madrid.


Eduardo Rojo entrenaba a este equipo junior en la temporada 1980-81.

Un año después, el entrenador Pepe Auseré llevó a los senior al primer puesto en la fase de Ascenso a Segunda División Nacional, y, en la 83-84, los preminis se proclamaron campeones de Madrid a las órdenes de David García Ceballos. Ese mismo equipo repitió título de Madrid en categoría alevín, esta vez entrenado por Alberto Panadero. Carlos Cristóbal y Eduardo Rojo fueron las dos personas clave en el baloncesto del San PatricioLa época gloriosa se prolongó hasta las temporada 1997-98 y 98-99, el senior, dirigido por Alberto Granadino y Antonio Castellano, consiguió dos ascensos consecutivos a la Liga EBA, aunque renunció a ellos por no abandonar su pabellón.

Desde los años ochenta, el San Patricio empezó a compaginar las competiciones federadas con las escolares y, como sucedió con otros colegios, fue derivando poco a poco hacia estas últimas. A Eduardo Rojo le sucedió como coordinador de Deportes Carlos Sosa, procedente del Estudiantes, y en 2009 se incorporó Rafael Velázquez, con una dilatada trayectoria baloncestística: jugó diez años en las categorías inferiores del Real Madrid, fue internacional cadete y campeón de España juvenil. Velázquez mantiene la tradición de coordinadores procedentes del básquet, pero rompe una lanza por los demás deportes del San Patricio: fútbol sala, atletismo, kárate, ajedrez… Entre todos ellos, destaca el “tremendo auge en los últimos años” del voleibol femenino, y el salto de potro, disciplina de la gimnasia artística en la que brilla con luz propia Isaac Botella, sexto en los Juegos Olímpico de Londres 2012 y octavo en los de Pekín 2008.


El equipo que ascendió a 2ª División Nacional entrenado por Pepe Auseré.

Eso sí, a pesar de la competencia, el baloncesto se mantiene como “el deporte más tradicional del San Patricio”, apoyado no solo por el día a día en el colegio, sino también desde los despachos. No en vano, el actual director general del colegio es Gabriel Castellano, antiguo entrenador de las canteras del Real Madrid y el Estudiantes. Su familia y, en especial, sus hermanos José María y Antonio, siempre han estado ligados al mundo del baloncesto y han participado activamente en el deporte del colegio.


El ascenso a 2ª División se celebró con un partido contra un
combinado ACB en el que Romay reforzó al San Patricio.

De los 650 alumnos que practican algún deporte en los tres centros, 300 elijen el baloncesto. En total, hay 18 equipos (diez en Serrano y La Moraleja, y ocho en El Soto), un número que se ha mantenido con mínimas variaciones en los últimos años. Como base de la pirámide, están las escuelas, con otros 180 chavales de 1º y 2º de Primaria. Salvo en La Moraleja, el fútbol cede ante el baloncesto. Raúl Garrido, profesor de Educación Física y coordinador de atletismo, señala como posible razón que “nosotros ofertamos fútbol sala. Cuando empiezan a ser mayores, los chavales quieren  fútbol 7 o fútbol 11, que es lo que ven por la tele, y se marchan a algún club”.

En la temporada 2012-13, dos de los 18 equipos del San Patricio están federados, el junior y el senior masculinos. Participar en las competiciones organizadas por la Federación de Baloncesto de Madrid es un premio y también un paso más en la búsqueda de ese equilibrio competitivo entre el deporte escolar y los éxitos deportivos. Como explica Rafael Velázquez, “el junior ganó el verano pasado el Campeonato de España de los Juegos Nacionales Escolares y vimos que tenía un nivel alto, que podía participar en las competiciones federadas. Este equipo también ganó cuando estaban en alevín. Es quizá la generación más importante que hemos tenido en los últimos años”. Una generación nacida y criada en el San Patricio, porque “aquí solo juegan alumnos del cole o, en el senior, exalumnos. “Los chavales solo entrenan dos días a la semana porque apenas tienen tiempo libre”Le damos mucho valor a jugar en el colegio, a salir de clase, vestirte con tus compañeros y salir a la pista. Aparte de que aquí tenemos un responsable, una enfermera… lo tenemos todo controlado”.

El regreso a las competiciones federadas va a más, y la próxima temporada podrían incorporarse equipos de Infantil y Primaria. “En función del equipo y de su nivel iremos compatibilizando y repartiendo. Hay que buscar lo mejor para cada equipo, lo que les motive más, porque tan malo es ganar siempre por 40 como estar en una liga muy por encima de tu nivel”. Una vez más, la filosofía escolar por encima de todo: “Aquí, todo el alumno que se apunta a baloncesto puede jugar. No le decimos no a nadie hasta que se acaban las fichas disponibles. Incluso a veces hemos tenido 18 jugadores a principio de temporada y, aun a riesgo de perder competitividad, hemos hecho dos equipos de nueve, siempre intentando que estén equilibrados, que sean lo más compensados posible para que los más flojos tengan minutos y los buenos tengan un protagonismo suficiente como para mejorar a la vez que hacen mejores a los demás”.


El equipo que ascendió a Liga EBA, aunque tuvo que renunciar.
Los entrenadores eran Alberto Granadino y Antonio Castellano.

Los equipos entrenan dos días a la semana porque, como dice Rafael Velázquez, “en la actualidad, los chicos casi no disponen de tiempo libre. Tienen cursos de idiomas, música…, todos los días alguna actividad y es complicado ponerles más entrenamientos”. Tampoco hace falta mucho más, porque el objetivo es otro. Como dice Raúl Garrido, “depende de lo que quieras. En nuestro caso, no buscamos un gran rendimiento deportivo. Con esos dos días más los partidos, se cubren las expectativas del colegio, los chavales están haciendo deporte y se lo pasan bien”. Porque, ante todo, están los estudios, y, desde siempre, en el San Patricio el deporte funciona como una herramienta formativa más. Eso sí, no exenta de exigencia: “No llegamos a los entrenamientos solo a que se diviertan. Hay que exigir, ser competitivo, responsable y tener un compromiso con tu equipo. Valores deportivos en los que creemos para educar. Las personas que dirigen el colegio lo saben y los directores se quedan a ver los entrenamientos, se fijan y también nos exigen mejorar a nosotros, no tanto en resultados pero sí en calidad”, apunta Rafael.


El histórico gimnasio-pabellón del colegio.

Entre los jugadores/as vinculados con el San Patricio a lo largo de su historia destacan nombres como Juan Aísa (Real Madrid y Estudiantes de ACB), Fernando Albert, Carlos Martínez Corcuera, Miki Pérez-Urruti, Cristina Gómez de la Torre, Cristina Domínguez, Raquel Rojo… Entre los entrenadores, además de Eduardo Rojo, Gabriel Castellano y José María Castellano, Ángel Goñi, José Canales o Joaquín Brizuela. Y, entre los más actuales, hay nombres del baloncesto madrileño como los entrenadores Juan Manuel Ruiz y Ottavio Battaglia o las jugadoras María Villar y Olga González.


La generación de 1996 es la que más éxitos ha logrado en los últimos años

Con la mirada puesta en el futuro, el responsable deportivo del San Patricio apuesta por seguir creciendo (“ampliar el porcentaje de alumnos que hace deporte, que sea cada vez mayor…), y asegura que su mayor satisfacción llega “cuando un equipo llega al cole, se hace y termina en el colegio. Ese grupo de amigos ya no se separa, es para toda la vida y las experiencias que viven solo las puede dar el deporte”. Como ejemplo pone al actual equipo junior: “Hace nada eran unos niños. Ahora no solo han conseguido buenos resultados deportivos sino que han cambiado actitudes, comportamientos… Son adultos y han madurado a través del deporte”.


 
 

Conoce Nuestros Clubs

  • 1
  • 2

Publicaciones

Portadas GuiasNacional 1718

Protagonistas

  • 1
  • 2