logo 10 Radio logo Aid&Credit logo Asisa  logo Baden  logo Gant  logo GestNow Players logo Osiberia logo Puleva  logo Ribé Salat   logo Spalding

CB Moratalaz, esencia de barrio

No tiene sede social ni local propio, y el vicepresidente guarda en su casa las equipaciones, pero desde que el recordado José Luis Fernández Cano puso los cimientos del club en el APA de un colegio, el Club Baloncesto Moratalaz ha crecido hasta los 18 equipos, y, contando las escuelas, mueve casi 400 jugadores y jugadoras. Todo ello manteniendo una filosofía de club de barrio, que no consiste solo en bajar a jugar a la cancha de enfrente sino también en aceptar un compromiso y una disciplina. En disfrutar de un lugar tranquilo donde jugar al baloncesto sin grandes pretensiones pero también sin renunciar a la exigencia y la competición.

 

 

El origen del CB Moratalaz está en el APA del colegio Francisco de Luis (situado entre la M-30 y la A-3), donde surgió en 1992 impulsado por José Luis Fernández Cano y Teresa Liso. Como comenta la actual presidenta, Nuria García, "tenían tres hijos, dos chicos y una chica, que querían jugar al baloncesto, pero en el colegio no había, prevalecía el fútbol, así que empezaron a moverlo y recibieron bastante apoyo de los demás padres".

Solo un año después, en 1993, nació oficialmente el Club Baloncesto Moratalaz, presidido por José Luis Fernández Cano; un club abierto a todo el barrio con dos secciones: baloncesto y fútbol sala, aunque la primera predominaba sobre la segunda. Ya desde el principio resultó fundamental el papel de los padres en la organización y la realización de actividades, algo que se ha mantenido hasta ahora. De hecho, muchos de los actuales responsables del club son padres que llegaron acompañando a sus hijos y que, cuando estos se marcharon a otros clubs o dejaron de jugar, continuaron allí. Uno de ellos es Fernando Olmos, director técnico y coordinador de los equipos masculinos, que recuerda que, en aquellos años, "apenas había baloncesto en el barrio. Creo que había un equipo que jugaba en el polideportivo". La presidenta apunta que "también había alguno en el hayedo [junto a la calle Doctor García Tapia]. Había pocos equipos y muy dispersos, y José Luis intentó unificarlo un poco".


Un equipo alevín femenino al comienzo de la
temporada 1999-2000. De pie a la izquierda,
José Luis Fernández Cano, el fundador del club.

En sus inicios, el CB Moratalaz se concentró en la competición municipal, donde fue creciendo y logrando sus primeros éxitos deportivos, hasta que en la temporada 2004-05 llegó el salto a las competiciones organizadas por la Federación de Baloncesto de Madrid. Un empujón no solo deportivo sino también económico y motivado por numerosas causas: deportivas, logísticas y hasta demográficas. "Moratalaz empezaba a ser un barrio viejo y en las competiciones municipales los grupos eran cada vez más pequeños. Jugábamos siempre contra los mismos. Llegó un momento en que las chicas eran tan pocas que se hizo un grupo único y nos íbamos a jugar a Chamartín. Para estar moviéndonos por todo Madrid nos daba lo mismo pasarnos a la federación", recuerda la presidenta. Aprovechando el salto, el club planteó una revolución económica y de gestión, una especie de profesionalización a pequeña escala: "Hasta ese año la cuota que pagaban los padres eran mínima, unos 30 euros al año. Las equipaciones ni siquiera eran personalizadas, sino que se retiraban cada año y se volvían a repartir al siguiente. Otro problema fundamental eran las pistas. Jugábamos en la exterior del polideportivo, porque el pabellón no nos lo podíamos permitir, y necesitábamos más. Además, nos estábamos quedando sin entrenadores porque los clubs o colegios de alrededor empezaban a dar una ayuda y nosotros no. Había muchas necesidades que cubrir para seguir creciendo. Se hizo una asamblea de padres, la respuesta fue muy positiva y todos aceptaron hacer un esfuerzo, que suponía multiplicar la cuota".

El paso de los equipos a la federación comenzó por el equipo júnior masculino, el más fuerte del club, y también por el femenino gracias a la insistencia de Nuria García, que ya formaba parte de la junta directiva: "Me puse cabezona y dije que teníamos que tener lo mismo de chicas que de chicos, así que nos lanzamos a la federación en igualdad. Es verdad que las chicas no tenían el mismo nivel, pero se defendieron muy bien". El cambio también coincidió con la desaparición de la sección de fútbol sala, que entonces solo tenía un equipo por 14 de baloncesto.

Con el progresivo trasvase de casi todos los equipos a la competición federada (los cadetes en 2005, los infantiles en 2006...), el CB Moratalaz ganó peso en el baloncesto del distrito, concentrado en los colegios. "Al dar el salto, vino mucha gente porque en los colegios solo jugaban en municipales", explica la presidenta, que aclara inmediatamente: "Nunca nos hemos llevado a nadie de ningún sitio, ni hemos llamado a nadie. Aquí ha venido el que ha querido. De hecho, hemos puesto carteles diciendo: Si quieres jugar en federación, ven, pero puedes seguir jugando en tu colegio".


Las sénior de la temporada 1999-2000, con Nuria García (actual presidenta) al frente.

Todo ese cambio se realizó aún bajo la presidencia de José Luis Fernández Cano, que falleció en julio de 2009. "Entre él y su mujer, Teresa, lo llevaban todo. Tú te limitabas a entrenar y ya está. Hasta que nos tocó a nosotros, no nos dimos cuenta de todo el trabajo que llevaba", reconoce Nuria García. La junta del distrito también reconoció el mérito del fundador del club poniendo su nombre al pabellón del colegio Martínez Montañés, que, desde la temporada 2009/10, funciona como sede principal de los entrenamientos y partidos del CB Moratalaz gracias a la cesión del uso en horas no lectivas. El club también utiliza el (muy cercano) polideportivo municipal, aunque en su larga trayectoria ha alquilado otro pabellones de la zona. Alberto Mañas, vicepresidente, recuerda que "antes entrenábamos donde había huecos: horas sueltas en La Elipa, de nueve a diez de la noche en el colegio Pasamonte, alquilamos el pabellón del colegio El Valle...". La presidenta señala que "teníamos a todos los equipos diseminados por todo el barrio. Con la cesión del Martínez Montañés las cosas se reorganizaron y por fin tuvimos cierta tranquilidad".

Mañas resalta la importancia de la instalación en el crecimiento posterior del CB Moratalaz: "Nuestra filosofía es que todo el que quiera jugar al baloncesto pueda hacerlo. Antes a lo mejor teníamos que decirle a un chaval que era imposible porque no teníamos sitio. Ahora viene a principio de temporada, hace las pruebas y los entrenadores le ponen en el equipo A, el B o el C en función de su nivel". En la temporada 2015/16, el CB Moratalaz cuenta con alrededor de 230 jugadores y jugadoras en sus 18 equipos, 14 en las competiciones de la FBM y 4 en las municipales, más otros 150 en siete escuelas: Conde Arruga, Real Armada, Martínez Montañés, Pío Baroja, Pasamonte, Fontarrón y la Escuela Deportiva Municipal de Moratalaz, que gestiona desde hace tres años. Fernando Olmos señala que las escuelas, solo de minibasket y algunas sin competición, son "un caldo de cultivo para que los chavales lleguen al club". Una vez allí pueden jugar en los equipos municipales o en los federados. "Nosotros nunca decimos que no a nadie, pero hay gente se marcha porque tiene una expectativas que a lo mejor no se cumplen. Todo el mundo quiere jugar en federado o piensa que puede hacerlo. Aquí todos están en igualdad de condiciones, arrancamos en junio y empezamos a distribuir", dice la presidenta.


Desde el verano de 1999, el pabellón del colegio Martínez Montañés se llama José Luis Fernández Cano.

El CB Moratalaz es el único club de baloncesto del barrio. Dentro de él se relaciona con los numerosos colegios (Manuel Sainz de Vicuña, Nuestra Señora de Moratalaz, Santo Ángel...) y fuera con clubs de gran tradición como el Real Canoe (al oeste), el Distrito Olímpico (al norte) o el CDV y el Tajamar (al sur). "Nos llevamos bien con todo el mundo. Cuando celebramos el 20 aniversario, llamamos a los colegios y todos vinieron. Y con los clubs de alrededor no tenemos ningún problema porque sus filosofías son diferentes a la nuestra. Por ejemplo, con Distrito van y vienen muchos jugadores", señala Fernando Olmos.

Pese al desahogo que supuso el pabellón del Martínez Montañés, el crecimiento de los últimos años ha hecho que el CB Moratalaz ya esté al límite de su capacidad: "Nuestro máximo es el que tenemos ahora, o como mucho un equipo más. Podemos tener más en las escuelas, pero no en el club", dice la presidenta. Entre los 18 equipos hay un sub'21 y tres sénior, dos femeninos y uno masculino. Equipos deficitarios en lo económico, como señala José María Arias, responsable de la página web, pero destinados a dar salida a los chavales del club que quieren seguir jugando. Nuria García explica que "el coste de un sénior es más alto. ¿Pero qué haces? ¿Que los chicos que llevan aquí toda la vida se queden fuera al hacerse mayores? No, esa no es nuestra filosofía". Uno de los mejores ejemplos es Rubén Bernaldo de Quirós, que comenzó en el CB Moratalaz en categoría benjamín y ahora lo hace en el Segunda Autonómica después de 13 años ininterrumpidos en el club.


La foto oficial del club en el verano de 2009.

Pero el ambiente relajado, libre de presión, que se respira en el CB Moratalaz no está reñido con la exigencia. El director técnico explica que "nuestro objetivo siempre ha sido que los jugadores mejoren. Intentamos que los equipos mejor formados nos den un plus de competitividad para aspirar a metas mayores, mientras que los chavales que no tienen tanta capacidad física o técnica estén arropados". El club cuenta en la actualidad con 34 entrenadores y la dinámica ha cambiado. Si en los primeros años costaba retenerlos, "ahora tenemos más demanda que oferta". En ese viraje ayudó acoger, a finales de 2011, un curso de la Escuela de la Entrenadores de la FBM.

La exigencia a los jugadores se extiende a también a los responsables del club, porque "si un año hacemos las cosas mal, los chicos se van a otro lado, y si en otro sitio lo hacen mal, se vienen aquí. Hay mucho movimiento en bloques, casi de equipos completos. Nosotros solo nos preocupamos de nuestro trabajo, de hacerlo lo mejor posible". En el club no pueden evitar la crítica hacia algunas situaciones ("En junio, hay padres que vienen con calendarios de pruebas. ¡Es alucinante!", exclama la presidenta), pero no la marcha de jugadores no preocupa demasiado. "Si el chico piensa que puede estar en un equipo mejor, adelante. Lo entiendo porque soy padre y sé cómo funciona esto, siempre piensas que tu hijo es muy bueno. Luego el tiempo le irá colocando en su sitio", dice Alberto Mañas. Nuria García da otro punto de vista: "Somos un club de barrio, que puede competir contra el que sea, sí, pero tenemos los pies en la tierra. Si alguien no está a gusto y quiere probar fuera, que lo haga. Si es que están pagando por jugar... ¿qué les voy a decir? No les puedo decir nada. Luego algunos vuelven como jugadores o entrenadores. Siempre hay hueco".


Subcampeones de 2ª Autonómica en la temporada 2011-12

De hecho, los hijos de Alberto Mañas y de José María Arias se marcharon para después volver. Ellos, en cambio, se quedaron. Fernando Olmos también entró como padre, aunque su hijo ya no está en el club. "Hace dos temporadas ninguno tenía hijos jugando en el club y aquí seguían, en la junta directiva, con el trabajo y el esfuerzo que  supone. Eso es muy importante", resalta la presidenta, que también tiene su mérito. Todos viven cerca, en Moratalaz o en San Blas, menos ella, que tiene que desplazarse desde Marqués de Vadillo, a 10 kilómetros (sin tráfico). "Paso más horas aquí que en casa", bromea, y recuerda su llegada al club: "Vine como jugadora porque una amiga jugaba aquí y luego empecé a entrenar. Un día, en una reunión de la junta directiva, bajé a llamar por teléfono y cuando subí descubrí que me habían nombrado vicepresidenta".

El impulso que dio la actual presidenta al baloncesto femenino con la entrada en la federación de aquel primer júnior tiene continuidad con refuerzos extra cada cierto tiempo. Como comenta Alberto Mañas, "el año pasado sacamos un alevín con solo siete jugadoras más dos de la escuela que nos costó dinero, pero era la apuesta del club. Había que potenciar el baloncesto femenino. Y nos salió bien porque de esas nueve hemos pasado a tener este año dos equipos con un total de 21 niñas".

El aumento del número de equipos y de jugadores en el CB Moratalaz ha coincidido con el reforzamiento de la práctica deportiva en el distrito en los últimos años. Fernando Olmos señala que "algo está cambiando en el distrito. Ahora tenemos una competición municipal muy fuerte, que absorbe muchos niños". Y Nuria García incide en que "el año pasado el polideportivo de Moratalaz fue votado como la mejor de las instalaciones deportivas de Madrid. Solo en una categoría quedó por detrás de Vallehermoso. Que el polideportivo sea uno de los mejores ayuda, llama a la gente a practicar deporte".


El infantil masculino A logró el tercer puesto en el Día del Federado 2014-15

Al margen de los partidos y entrenamientos, el club organiza en navidades un torneo memorial dedicado a José Luis Fernández Cano, clinics monográficos y Jornadas de Tecnificación, siempre dentro de sus posibilidades, en especial de la disponibilidad del pabellón del Martínez Montañés. "Este colegio está abierto todo el año, tiene comedor en Navidad, en verano... acoge un campus urbano. Solo podemos usarlo a partir de las 5 de la tarde", señalan en el club. Y, como recuerda José María Arias, "no solo son los problemas de las pistas, es que el club no tiene sede. No hay un lugar donde guardar las cosas. Alberto se lleva las equipaciones a casa o pide favores y las va repartiendo. La falta de recursos hace complicado el día a día, y aún así conseguimos llevar a casi 400 chavales a jugar cada fin de semana".

El esfuerzo de sus responsables sostiene un club sin grandes pretensiones, pero con fieles defensores. Los primeros son sus jugadores, como Rubén Bernaldo de Quirós: "En los 13 años que llevo jugando he probado en varios sitios, pero al final siempre me quedo con esto, que es lo mejor que hay. No solo por comodidad y cercanía, sino porque en otros sitios tienen una exigencia, una presión, que no es para mí. En algunos hacen salvajadas... al menos en mi opinión". Pero que nadie se engañe. En el CB Moratalaz también hay exigencia y competitividad, "siempre dentro de lo razonable, humanamente", apunta Arias. Y el director técnico explica que "a principios de temporada se marcan objetivos a todos los equipos, y también a los entrenadores, en función de las características de cada equipo. Por ejemplo, tenemos uno al que le cierran el acta casi todos los fines de semana, pero al principio ese equipo casi no sabía botar y ahora los ves jugar entre ellos y han crecido un 300 por ciento. La exigencia no es tanto que los chavales ganen como que crezcan".


Un equipo benjamín mixto de escuela. En total, el club mueve casi 400 jugadores y jugadoras.

Esa filosofía se extiende a todos los aspectos del club. "Los ascensos se ganan con el esfuerzo en las pistas, no en las oficinas -sentencia la presidenta-. Eso es algo que transmitimos a los jugadores y jugadoras. Si se desciende, se desciende. No pasa nada. A nadie se le ha echado por descender, como tampoco se ha premiado a nadie por ascender. Cuando teníamos el cadete en Preferente nos llamaban todos los años pidiéndonos la plaza. ¿Para qué? ¡Qué ansia de tener preferentes!... Nosotros lo teníamos, dejamos de tenerlo y no pasó nada..."

El CB Moratalaz es un club de barrio,  modesto y familiar, pero un club al fin y al cabo, no un grupo de amigos que juegan en la cancha de la esquina. Y, como tal, tiene su cara B: "Es muy duro ver en septiembre como los entrenadores mandan a unos chavales al equipos A y a otros al B o al C según el nivel que tienen. Tienes que ver la cara que les queda a los chavales, los padres que te llaman porque has separado al grupo de amigos... Es la parte más áspera de todo esto", dice el vicepresidente. Por su parte, la presidenta critica un latiguillo de los equipos federados: "A veces dicen: Como no entrenes, vas al municipal. Odio esa frase. No, el que no entrene que se vaya a su casa o coja un balón y se vaya a las pistas del parque ¿Me lo vas a mandar al municipal? Como si no se les exigiera también a ellos..." Y por si quedaba alguna duda, en el club aclaran: "Que no busquemos competir salvajemente no significa que no busquemos compromiso, trabajo y disciplina. Eso siempre lo exigimos. Si vienes aquí, vienes a trabajar".

CB MORATALAZ
Año de fundación: 1993
Presidenta: Nuria García
Equipos (Temp. 2015/16): 18 + 14 en las escuelas
Jugadores (Temp. 2015/16): 380 (230 en el club y 150 en las escuelas)
Página web: cbmoratalaz.com

 
 

Conoce Nuestros Clubs

  • 1
  • 2

Publicaciones

  • 1
  • 2

Protagonistas

  • 1
  • 2