Aid&Credit Asisa Baden GANT Gest Now Players NBN23 Ribe Salat Spalding Sport Pulse Marco Aldany

El Madrid se lleva un intenso clásico EBA

Cuando a un equipo con el físico y el potencial ofensivo del Real Madrid le unes el sacrificio en defensa es muy difícil vencerle. El primer duelo de canteras ACB en Liga EBA esta temporada se inclinó a favor de los blancos en la primera mitad gracias a una asfixiante defensa, que dificultó cualquier maniobra colegial en ataque. Con 51-35 al descanso, el Estudiantes se vio obligado a nadar contracorriente. En una notable segunda mitad, rozó la remontada (79-73 a 4:44 para el final), pero terminó cayendo por 98-79 ante un Madrid que encadena así su sexta victoria consecutiva. En el aspecto individual, destacó el duelo anotador entre el local Mario Nakic (26 puntos) y el visitante Adams Sola (25).

 

Real Madrid 98 (28+23+22+25): Mario Nakic, Ziga Samar, Golden Dike, Kareem Queeley, Usman Garuba -cinco incial- Maxi Solé, Javier Salsón, Jorge Mejías, Boris Tisma y Amar Sylla.

Movistar Estudiantes 79 (18+17+29+15): Andriy Grytsak, Adams Sola, Dovydas Giedraitis, Emil Stoilov, Ignacio Arroyo -cinco inicial- Gilad Levy, Víctor Martínez, Pablo Suárez, Ángel Comendador, Diego Alderete, Pablo González Longarela y Álex Tamayo.

Árbitros: Jano e Inclán.

Estadísticas

Vídeo del partido en BasketCantera.TV

El partido reunía toneladas de talento sobre la pista, aunque también había ausencias destacadas, como la del estudiantil Héctor Alderete. El comienzo evidenció las líneas maestras de los dos equipos: el Madrid más fuerte por dentro, con Usman Garuba imponiendo su figura, y el Estudiantes más orientado al juego exterior. De hecho sus primeros puntos llegaron desde la línea de tres por medio de Adams Sola. Un mate de Golden Dike al recoger un rebote provocó la primera brecha en el marcador (6-3), que se amplió con un robo culminado en falta de tiro. La presión defensiva del Madrid, siempre encima del balón, hacía mucho daño al Estudiantes, aunque el (forzado) tiro de Dovydas Giedraitis fue rematado sobre el aro por Andriy Grytsak. Con 12-5, llegó el primer tiempo de Javier Zamora, en busca de soluciones. El panorama pareció aclararse para los colegiales con el 2+1 de Nacho Arroyo, pero el Madrid impuso su físico delante y su defensa detrás para escaparse hasta 24-12. El Estu recurrió a los triples, dos seguidos. Entraron, pero también dieron en el blanco los ataques locales. Al final del primer periodo, 28-18.

20181103 PJ2Jorge Mejías y Mario Nakic cierran el paso a Nacho Arroyo.

El segundo cuarto arrancó con un parcial de 3-0. Emil Stoilov impidió que fuera más allá, pero Javier Salsón mantuvo la ventaja de un Madrid sin fisuras, ahora con la experiencia de sus dos sénior (Salsón y Maxi Solé) en pista. El Estudiantes tenía que emplearse a fondo para conseguir cada canasta, un esfuerzo reconocido desde el banquillo con gritos de ánimo cada vez que el balón entraba. La aparición del israelí Gilad Levy (2,10) aportó más centímetros al Estu, pero no valían de mucho si el Madrid acertaba desde fuera. El segundo cuarto resultó un intercambio de golpes, aunque siempre con los blancos conservando los diez puntos de ventaja (36-26 a 5:57, 40-30 a 3:12...), apoyados en su firme defensa, Incluso en un estirón final se fueron hasta el 51-35 del descanso.

20181103 PJ3Javier Salsón lanza a canasta rodeado por jugadores del Estudiantes.

El Madrid mandaba pero no con una distancia insalvable para un Estu que salió del vestuario en busca de la remontada. Sin embargo, el muro del Madrid parecía inabordable... y encima Garuba se marcó un triple, el 54-35, máxima diferencia del partido. A las colegiales les quedaba lanzarse a la carga, pasara lo que pasara. Así forzó la falta Sola y, poco después, Álex Tamayo. Así atrapó Sola un rebote ofensivo entre las torres del Madrid. Dos triples de Arroyo llevaron la remontada hasta 58-45 a 5:50, lo que todavía daba vida al encuentro. Aún más cuando el chileno rompió la barrera de los diez con otro triple, el 69-62, que provocó el tiempo muerto en el banquillo local. El partido llegó al último periodo con 73-64. El Estudiantes intentó aprovechar esa inercia, pero Solé tiró de oficio y Amar Sylla de físico para mantener la ventaja del Madrid. A 6:44 para el final seguían los diez puntos (78-68), que el triple de Adams Sola redujo en dos. El alero colegial lideró el último intento de remontada (78-71 a 5:07, 79-73 a 4:44...), concediendo al partido un plus de emoción hasta que la puntería de Kareem Queely y Mario Nakic lo rompió de forma definitiva.

 

 


 
 

Conoce Nuestros Clubs

  • 1
  • 2
  • 3

Publicaciones

  • 1
  • 2
  • 3

Protagonistas

  • 1
  • 2
  • 3