Unicaja y Joventut a la final; Canoe y Estu firman el partido del torneo

Torneo Fundación Leucemia y linfoma. Jornada sábado tardeUnicaja y DKV Joventut disputarán el domingo a las 13:30 h. la gran final del I Torneo Fundación Leucemia y Linfoma después de una apasionante jornada de tarde en el Magariños, con tres encuentros igualados. El Canoe derrotó al Estudiantes tras un extraordinario choque que se resolvió en la prórroga; el Unicaja se impuso al Real Madrid en el último minuto, y el Estu rozó la sorpresa ante el Joventut.

 

GRUPO B

Real Canoe 92 (24+23+14+15+16): Hugo Fernández (11), Jaime Moreno (8), Álvaro Rodríguez (11), Álex López (6), Ignacio Cereijo (6) –cinco inicial– Héctor Valverde (6), Pablo García, Gonzalo Moyano (15), Omar Gatto (18), Manuel Velázquez, Alberto López (1).

Asefa Estudiantes 83 (22+26+12+16+7): Pablo Otero (10), Álvaro Sainz (4), Pablo Pérez (32), Bryant Martin (2), Rafael Díaz (1) –cinco inicial– Pablo González, Álex Santos, Álex Herrero (18), Fernando Pargas (13), Rodrigo Toro (2), Jahlil Lavodrama (1), Alexundru Bulc.


Fernando Pargas busca la canasta ante
Gonzalo Moyano y Hugo Fernández.

Tras caer ante el Joventut por la mañana, el Real Canoe salió lanzado frente al Asefa Estudiantes, uno de sus eternos rivales en el baloncesto madrileño. Hugo Fernández, por dos veces, y Jaime Moreno, de tres , pusieron el 7-0. Álvaro Rodríguez, en una acción de dos más uno con falta de Bryant Martin, redondeó el parcial (10-0) y un triple de Ignacio Cereijo lo llevó a su culminación: 13-0. Ahí despertó el Estudiantes por medio de Pablo Pérez. Entonces el partido se dio la vuelta por completo. Pérez, de tres, y Bryant Martin encabezaron la reacción colegial y el marcador pasó en apenas dos minutos de 15-8 a 16-17. A partir de ahí, otros dos minutos de igualdad para un primer cuarto que se cerró con un triple de Omar Gatto sobre la bocina: 24-22.

La tensión se mantuvo en el segundo período, de lo mejor del torneo, con los dos equipos luchando sin tregua por cobrar una mínima ventaja. Al minuto y medio de juego la igualdad se mantenía: 26-26. Omar Gatto ponía el acierto desde fuera para el Canoe; Álex Herrero y Fernando Pargas respondían por el bando colegial. El choque tenía aires de un clásico mil veces repetido pero siempre vibrante, con jugadas de garra como una recuperación de Cereijo con canasta posterior de Álvaro Rodríguez. A tres minutos para el descanso, el Canoe ganaba por tres: 39-36. Pargas dio la vuelta: 39-40. Este segundo cuarto, cargado de emoción y de buen baloncesto, acabó con ventaja colegial (47-48) gracias a un triple estratosférico de Pablo Pérez, pero sobre todo presagió un gran espectáculo para la segunda parte.

Al comienzo del tercer cuarto, las defensas se hicieron con el partido. Hicieron falta casi dos minutos para que Álex López adelantara al Canoe  (49-48). Álvaro Rodríguez y Pablo Pérez abrieron un nuevo intercambio de golpes. Un rápido contragolpe culminado por Pablo Otero permitió que el Estudiantes lograra una ventaja de cinco (51-56) en el ecuador de este período, pero los nadadores no se dieron por enterados y siguieron a lo suyo. Para no perder la costumbre, el cuarto se cerró con otro triple en el último segundo, éste a cargo de Gonzalo Moyano: 61-60.

Igual que sucedió en el período anterior, los puntos tardaron en llegar. En primero en conseguirlos fue Gonzalo Moyano con un tiro libre. Pablo Pérez asumió la responsabilidad en el Estu, pero enfrente Moyano estaba especialmente inspirado. Entre él y Hugo Fernández hicieron que su equipo se fuera hasta cuatro: 68-64. Un triple de Pablo Pérez significó el 71-70 a 3:20 para el final. El encuentro estaba destinado a un final de infarto. En el último minuto se entró con ventaja canoísta por 76-74 que neutralizó Pargas. Empate y 27 segundos por delante en los que nadie acertó. Un tiempo extra para seguir disfrutando del baloncesto con acciones espectaculares, como una internada de Pablo Pérez que, botando en la zona, rodeado de rivales, sacó el balón fuera para que Pablo Otero anotara un triple. Sin embargo, Moyano y Álvaro Rodríguez tiraron de un Canoe que se fue de seis (85-79) a falta de 2:43. El Estu empezaba a jugar contra el reloj y el tiempo se volvió en su contra. Moyano firmó el 87-79 y los colegiales ya no pudieron hacer más.


El rostro de Álex Herrero refleja la tensión de un partido que necesitó prórroga.

 

GRUPO A

Real Madrid 66 (18+20+11+17): Ignacio Díez (2), José Manuel Ayuso (14), Gonzalo Torres (3), Alberto Moreno (11), Francisco Suárez (21) –cinco inicial– Jaime García (4), Daniel Morell (11), Amador Acacio, Guillermo Cardiel, 

Unicaja 73 (15+14+22+22): José María Marzal (5), José Alberto Jiménez (12), Francisco Moreno (7), Domantas Sabonis (17), Andrés Aguado (13) –cinco inicial– Rafael Moreno, Ismael Pérez (6), Enrique Cortés (7), Francisco Alonso (6), Miguel Ángel Cobo, Francisco Polaina, Pablo Pina.

Era uno de los partidos más esperados del torneo y desde el comienzo quedó patente la igualdad entre ambos equipos, representantes de dos de las mejores canteras del baloncesto español. No sólo por la historia sino también por sus resultados recientes. En el último Campeonato de España Infantil, casi con los mismos jugadores que están en Magariños, el Unicaja terminó cuarto y el Real Madrid, quinto.


Francisco Suárez y José María Marzal esperan un rebote.

El primer cuarto estuvo marcado por las alternativas. Comenzó mandando el Unicaja con un resolutivo Domantas Sabonis (8 puntos). El Madrid se puso por delante por primera vez con 10-9 y mantuvo esa ventaja hasta el final: 18-15. Los blancos –esta vez de negro– intentaron abrir hueco en el segundo período a base de velocidad. Al Unicaja le costaba seguir el ritmo, pero resistía en el marcador: 22-19 a 6:06. El encuentro tenía garra, como demostró Daniel Morell con una acción que le costó la primera falta a Sabonis, y también grandes dosis de calidad; como ejemplo, un reverso de Francisco Suárez. Un baloncesto tan rápido como efectivo sirvió para el Real Madrid se despegara poco a poco (29-19 a 4:15) frente a un Unicaja que estaba incómodo sobre la pista.

Con su equipo diez puntos por detrás, el técnico de los malagueños, Rafael Pina, pidió tiempo. Parecía que el Madrid podía matar el partido, pero el Unicaja despertó de su letargo con un triple de Cortés y dos robos consecutivos de Ismael Pérez y Sabonis. El problema de los andaluces estaba atrás y Ayuso aprovechó esos desajustes defensivos para entrar hasta la cocina en un par de ocasiones. A pesar de la superioridad del Madrid en este cuarto, el Unicaja llegó vivo al descanso: 38-29.

Pina acercó a Sabonis a la zona, junto a José Alberto Jiménez, y el lituano lideró a su equipo durante los primeros minutos del tercer cuarto, cuando el Unicaja recortó la diferencia. En dos minutos, los andaluces ya estaban a cuatro (38-34). Enrique Cortés firmó el empate a 38 (parcial de 0-9) y le dijo al Real Madrid que el partido volvía a empezar. Ayuso, de tres, trató de enchufar a su equipo en un encuentro que empezaba a estar dominado por los nervios y la precipitación. El Real Madrid volvió a tener ocasiones para despegarse, pero no lo hizo y un Unicaja cada vez más asentado sobre el parqué afrontó el último cuarto con una ligera ventaja: 49-51. A favor de los malagueños estaba su buen momento; en contra, dos faltas consecutivas, la tercera y la cuarta, de Aguado.

Como era de esperar, el encuentro llegó a su recta final pleno de emoción. A 6:34 para el final, el Real Madrid mandaba por 56-55, y uno de sus hombres clave, Ayuso, también estaba con cuatro faltas. En un partido marcado por el equilibrio de fuerzas, decidían los detalles, como un triple de José Alberto Jiménez (58-61), una contra culminada por Aguado (63-66) o un rebote atrapado por Francisco Moreno con 66-69 cuando sólo faltaban 15 segundos. Fue en esos pequeños detalles donde el Unicaja fue mejor y se ganó el pase a la gran final. 


José Manuel Ayuso contra Domantas Sabonis, uno de los duelos del partido.

 

GRUPO B

Asefa Estudiantes: 67 (14+14+18+21): Pablo González, Álex Herrero (12), Alexundru Bulc (10), Javier de la Fuente (19), Pablo Pérez (9) –cinco inicial– Pablo Otero (7), Álex Santos (3), Fernando Pargas, Rodrigo Toro (3), Álvaro Sainz, Jahlil Lavodrama (4), Bryant Martin.

DKV Joventut: 68 (23+12+17+16): Adriá Retres (8), Francesc Iturria (6), Lluis Guardia (4), Miki Montes (12), Xavi Moreno (8) –cinco inicial– Albert Ruiz (5), Juan Carlos Vicente (11), Ferrán Bagues, Albert Real (1), Andreu Kwazema, Xabi Gómez (13), Iván López.


Juan Carlos Vicente trata de controlar
el balón junto al estudiantil Álex Herrero

El Asefa Estudiantes cerraba la primera fase del torneo con una misión casi imposible: derrotar a todo un DKV Joventut. La empresa era más difícil todavía después del esfuerzo añadido por la prórroga contra el Canoe. La Penya avisó con una canasta fulgurante de Juan Carlos Vicente, y después vino el bombardeo de golpes. Un triple de Adriá Retres, una contra culminada por Miki Montes y un robo rematado de manera sensacional por Xavi Moreno: 2-13. Sin embargo, las jóvenes promesas colegiales supieron aguantar y le echaron carácter. Lavodrama anotó la segunda canasta de su equipo a 4:36 y Pablo Pérez y Javier de la Fuente tiraron del carro hasta terminar el primer cuarto con un más que honroso 14-23.

Los colegiales se mantuvieron firmes en el segundo cuarto, con una acción de dos más uno de Rodrigo Toro y un lanzamiento lejano de Pablo Otero que les permitieron seguir por debajo de los diez puntos: 20-27 a seis para el descanso. Mediado el cuarto, el parcial era de 6-7 para la Penya. La concentración defensiva y la insistencia en ataque hizo que los chicos de Jorge Lorenzo entraran en el último minuto en la frontera de los diez: 25-35. Un triple de Álex Herrero en los últimos segundos permitió a su equipo llevarse el cuarto (14-12) y sobre todo pensar que la remontada era posible.

Herrero, Lavodrama y Bulc enseñaron la garra estudiantil en una acción que terminó con canasta de este último. Fue una prueba más de que los colegiales estaban dispuestos a luchar hasta el final por el partido. A 5:50 para el final del tercer cuarto, el marcador reflejaba un incierto 38-43 con un Estudiantes creciendo poco a poco sobre su pista del Magariños. El Estu llegó a ponerse a tres (42-45) y sólo el talento de Adriá Retres y Miki Montes permitió al Joventut afrontar el último cuarto seis por delante: 46-52.

Aunque los de Badalona trataron de imponer respeto con un arranque de los suyos (46-56), Javier de la Fuente y Pablo Pérez les recordaron con dos triples que el Estudiantes seguía ahí. Un De la Fuente lanzado dejó a su equipo a dos, empató a 56 y con un triple otorgó la primera ventaja a su equipo: 59-56. Los últimos cinco minutos se convirtieron en un partido en sí mismo, en el que el entusiasmo y las ganas de dar una alegría a su público del Estudiantes estuvieron a punto de superar a un Joventut que disputará la final contra el Unicaja. Real Madrid y Real Canoe se jugarán el tercer puesto mientras que el Asefa Estudiantes y el Espacio Torrelodones disputarán el choque por el quinto y sexto.


Javier de la Fuente fue uno de los más destacados del Estudiantes ante el DKV Joventut.


 
 

Conoce Nuestros Clubs

  • 1
  • 2
  • 3

Publicaciones

  • 1
  • 2
  • 3

Protagonistas

  • 1
  • 2
  • 3