El bloqueo indirecto, paso a paso

Bajo el título '(De)construyendo el bloque indirecto', Guillermo Frutos analizó en la XXIII Sesión Monográfica esta acción del juego, "mucho más compleja y rica de lo que puede parecer en un principio". En la charla, organizada por la Escuela de Entrenadores de la Federación de Baloncesto de Madrid en colaboración con el CB Arganda y el Ayuntamiento de Arganda del Rey, Frutos mostró paso a paso todos los elementos del bloqueo indirecto en un proceso secuencial con ejercicios de 1x1+1 y 2x2+1.

 

Vídeo de la Sesión Monográfica

"¿Cuántos jugadores intervienen en un bloqueo indirecto?", preguntó Guillermo Frutos nada más empezar. Él mismo dio la respuesta: tres, porque el tercero, el pasador, también es muy importante. Sobre los otros dos, bloqueador y bloqueado, sugirió que ambos tengan capacidad anotadora para mantener al bloqueador siempre activo y motivado.

A partir de ahí, Frutos repasó sobre la pista del pabellón Virgen del Carmen los distintos tipos de bloqueos (verticales, diagonales, ciegos...)  y pasó a la acción con la ayuda de jugadores sénior y júnior del CB Arganda. Lo hizo con ejercicios de 1x1+1 intuitivos, con conos para marcar los bloqueos y pocas indicaciones, para "que los jugadores descubran por sí mismos las situaciones en las que sacan ventaja". Pero entre esas indicaciones, innegociables, está el trabajo; antes del bloqueo (con fintas de salida), durante (pasando pegados) y después (leyendo al defensor).

Sesion Monografica23 Foto2Guillermo Frutos con los jugadores del CB Arganda que le ayudaron en la charla.

El técnico invitó a los jugadores a analizar el juego, a leerlo, porque, en su opinión, "el bloqueo indirecto es un 30 por ciento timing y un 70 por ciento lectura del juego". Y, junto a todo ello, o incluso por encima, está el compromiso, la responsabilidad, "que es fundamental en la cantera y en todo el proceso de formación".

La charla se centró en el ataque, aunque también hubo algunos apuntes para la defensa con una consigna: "Nadie pisa mi zona sin contacto". Tras repasar el bloqueo vertical o el clásico UCLA, se pasó a un bloqueo al espacio que necesita más trabajo previo. Y del 1x1+1 se avanzó hasta el 2x2+1, ya sin conos y hasta con diez jugadores en pista. Guillermo Frutos insistió en la necesidad de involucrar al bloqueador en el ataque y en los cambios de ritmo explosivos, de cero a cien, mientras pasaba a los últimos ejercicios, sobre situaciones más reales del UCLA y un Pin Down abierto.

Una vez enseñado, la puesta en práctica del bloqueo indirecto tiene varios aspectos añadidos, como el scouting y la estrategia del partido, pero Frutos insistió en dos: la comunicación y el compromiso.

 

 


 
 

Conoce Nuestros Clubs

  • 1
  • 2
  • 3

Publicaciones

  • 1
  • 2
  • 3

Protagonistas

  • 1
  • 2
  • 3