Publicidad:
Publicidad

EN JUEGO - Internacionales

La selección disfruta en el WiZink Center



.... Y hace disfrutar, porque, en el segundo ensayo de la recta final hacia los Juegos Olímpicos de Tokio, la selección masculina creció, tomó forma y, al mismo tiempo, divirtió al público que acudió a la cita, 6.425 espectadores, todos los permitidos por el protocolo antiCOVID. Irán, que también estará en Tokio, aguantó siete minutos antes de rendirse al vendaval de #LaFamilia, que se impuso por 96-53, con un amplio reparto de cifras. Hasta quince jugadores anotaron. Fotos: FEB


Estadísticas del partido


En el descanso del encuentro, la Asociación de Baloncestistas Profesionales rindió homenaje a los jugadores que se han retirado en los últimos meses: Sergi Vidal, David Navarro, Jordi Trías, Andrés Miso, Fran Vázquez, Ricardo Uriz, Guillem Rubio y un Felipe Reyes especialmente aplaudido por el público y por sus antiguos compañeros de selección.


España intentó agradar desde el principio con el triple de Rudy Fernández, miembro de un quinteto inicial en el que también estaban Ricky Rubio, Víctor Claver, Marc Gasol y Juancho Hernangómez. Sin embargo, los iraníes ofrecieron resistencia y a los dos minutos y medio mandaban por 6-9. Sergio Scariolo pidió tiempo, pero la escalada iraní sumó dos escalones más antes del 2+1 provocado por Juancho Hernangómez y el triple de Rudy Fernández. España empezaba a funcionar y, además, la entrada de Pau Gasol encendió al público. La rocosa selección iraní seguía aguantado (13-18) y la tercera falta de Ricky fue un hándicap añadido, pero solo en apariencia porque su triple puso a la selección por delante (20-18) a tres minutos para el final del primer cuarto. Ahí se terminó Irán. Sergio Llull abrió la brecha con cinco puntos seguidos, Pau palmeó... y el primer periodo terminó con 27-21.

Las rotaciones del segundo, con Usman Garuba y Álex Abrines, recordaron que se trataba de un ensayo. El triple de Abrines, que España quería ganarlo. A los dos minutos, la selección mandaba por 32-21 y, sobre todo, controlaba el partido jugara quien jugara. Hamed Haddadi, capitán con pasado NBA, era la principal amenaza iraní, pero no era suficiente ante una selección con muchos recursos. Como la asistencia de Ricky a Garuba, el triple de Abrines (39-23 a 6:16) y, tras el tiempo muerto iraní, el mate de Garuba. Y si Irán asomaba la cabeza con un triple, Ricky anotaba otro... El mate de Juancho Hernangómez, el alley oop Pau-Juancho y el coreado triple de Pau simbolizaron a la perfección la superioridad de la selección en un segundo parcial de 31-13 (para 58-34) que inclinó el partido.

Alberto Abalde, Pierre Oriola y Darío Brizuela aparecieron tras el descanso. Un robo del exestudiantil levantó los primeros aplausos de la segunda mitad. Los segundos fueron para el madridista por un rectificado en el aire. Las rotaciones continuaron con una inusual pareja bajo los aros: Pau Gasol (41 años) y Usman Garuba (19), la leyenda y el futuro. Con 67-38 a 4:34 el marcador ya era lo de menos y solo se trataba de disfrutar del espectáculo mirando a Tokio de reojo. Una monumental asistencia de Sergio Rodríguez para el mate de Abalde o el triple de Xabi López-Arostegui tras el rebote ofensivo de Pau llevaron al 78-44 del tercer cuarto, que amplió Garuba con un triple nada más empezar el último. Los aspirantes a completar la lista para Tokio hacían méritos en un encuentro ya más que decidido. A cinco minutos para el final, la brecha era de 40 puntos (84-44) y ahí seguía a 2:15 con la canasta bajo el aro de Sergi Martínez, el 89-49. Carlos Alocén también se dejó ver con un triple. De eso se trataba, de disfrutar y divertir, de celebrar una fiesta, con homenaje al retirado Felipe Reyes e incluso a la desaparecida Raffaella Carrá.

Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad: