Publicidad:
Publicidad

CLUBS - Nuestros clubs

Distrito Olímpico, a la caza de los grandes



Uno de los barrios más grandes de Madrid, San Blas, y un club que lleva camino de serlo, el Distrito Olímpico. Con más de 450 jugadores en 31 equipos, es por méritos propios una de las entidades de referencia en el baloncesto madrileño. Surgió en...

Distrito OlímpicoUno de los barrios más grandes de Madrid, San Blas, y un club que lleva camino de serlo, el Distrito Olímpico. Con más de 450 jugadores en 31 equipos, es por méritos propios una de las entidades de referencia en el baloncesto madrileño. Surgió en 2004 por la fusión del CD Baloncesto Gran San Blas, que fomentaba el básquet masculino en el barrio desde 1970, y el Club Baloncesto Atenea, casi exclusivamente femenino, y desde entonces no ha parado de crecer en volumen y en logros deportivos.




El espíritu olímpico -'más alto, más rápido, más lejos'- impulsó la fusión de los dos clubs históricos de San Blas. En una época de cambios para el barrio, los responsables del Gran San Blas y el Atenea decidieron aprovechar el sueño de unos Juegos Olímpicos en Madrid para abrir una nueva etapa. Como recuerda Javier Rodríguez, adjunto a la gerencia, "en el año 2003, cuando se produjo la fusión, ya habían comenzado a crearse nuevas infraestructuras e instalaciones en el barrio, con el Estadio Olímpico a la cabeza. Elegimos el nombre de Distrito Olímpico para simbolizar el antes y el después del barrio y también del club".


El primer equipo federado del CB Atenea; en el centro,
el actual vicepresidente del Distrito Olímpico, Ángel Iglesias.

En los orígenes, los años setenta y ochenta del siglo pasado, los predecesores del club realizaron una labor social. "Ahora ha mejorado bastante, pero San Blas siempre ha sido una zona obrera, y en aquellos tiempos marginal, con problemas de delincuencia y drogas", dice Javier. El nacimiento del CD Baloncesto Gran Blas, fundado por Antonio Carnero en 1970, y del Club Baloncesto Atenea, puesto en marcha por Ángel Francisco Iglesias en 1982, supuso abrir una puerta para los jóvenes del barrio. "La idea era que los chavales tuvieran salidas a través del deporte y una de ellas era el baloncesto. En esa época prácticamente no había nada, salvo alguna iniciativa municipal, y se intentó aglutinar por medio del  baloncesto a toda la gente que pudiéramos". Como el Gran Blas era un club masculino y el Atenea, femenino, "aunque con algún equipo suelto de chicos", la fusión tenía que llegar tarde o temprano: "Si intentas hacer lo mismo con chicos y con chicas, lo normal es sentarse y crear un club que aglutine todo. Y eso fue lo que se hizo"


Este equipo cadete del Gran San Blas conquistó un título federado;
a la derecha, Jesús Torres, actual gerente.

La vocación original de dar oportunidades a todos, a la vez que se fomentaban valores como la responsabilidad, la disciplina o el trabajo en equipo, fue la semilla de un club "Queremos que todo el que quiera jugar al baloncesto pueda hacerlo" que continuó creciendo año tras año hasta convertirse en uno de los más grandes, al menos en número, de la Comunidad de Madrid. En la temporada 2010/2011 cuenta con 31 equipos. "A pesar de los años que han pasado, la labor social sigue permaneciendo. No la hemos perdido. Si quisiéramos centrarnos sólo en el aspecto competitivo, a los mejor nos quedábamos en doce o trece equipos, pero la idea es que todo el que quiera jugar al baloncesto tenga cabida dentro del club, independientemente de la edad y del nivel que tenga".


El pabellón Circular de San Blas
acoge los partidos del Distrito Olímpico.

Pero el Distrito Olímpico no sólo ha crecido en cantidad sino también en calidad. El equipo sénior masculino llegó la temporada pasada hasta los cuartos de final de Primera Nacional Masculina y el sénior femenino disputó en 2008 y 2009 la fase de ascenso a Liga Femenina 2. Aunque las chicas juegan esta temporada en Primera Autonómica, en el club tienen claras sus metas: "Nuestro objetivo es meter un equipo en Liga Femenina 2 y otro en EBA, que los sénior sean el reflejo para la gente de la cantera. En Preferente queremos mejorar cada año y en las categorías de formación seguir aglutinando a toda la gente que quiera jugar al baloncesto".

Para asegurar ese crecimiento el club cuenta con equipos desde los cuatro años hasta sénior. Una de las señas de identidad es la igualdad de oportunidades entre sexos, aunque Javier reconoce que "este año existe un pequeño déficit en mini femenino. El problema es que das una patada y salen treinta chicos para jugar al baloncesto por sólo dos chicas. Por eso este año no hemos podido sacar equipos en Alevín 99 ni Benjamín 01 femenino. El resto de categorías las tenemos cubiertas". También se potencia la cantera en los colegios, mediante convenios para que los niños jueguen en las instalaciones de los centros escolares después de las clases, dirigidos por monitores del club.


El equipo Infantil femenino llegó
hasta la última fase final de Madrid.

Con el presidente, José María Álvarez, al frente, la estructura deportiva está formada por más de cuarenta entrenadores que, debido al volumen que ha alcanzado la entidad, están coordinados desde esta temporada 2010/11 por tres directores técnicos, todos ellos nombres de prestigio en el básquet madrileño. Miguel Lago dirige el baloncesto masculino; José Luis Torres, el femenino, y Javier Lombardía -que la pasada temporada entrenó al sénior femenino del Estudiantes en Liga Femenina- los equipos de preinfantil, alevín y benjamín. ¿Cómo se convence a técnicos tan contrastados? "Con un proyecto interesante en un club que crece cada año. No hay otra manera, porque este no deja de ser un club de barrio. Hasta el año pasado estaba la figura de Antonio Arteaga, que era el director deportivo y aglutinaba todo de manera profesional, pero tras su marcha se decidió reformar el organigrama y diversificar el trabajo con tres directores técnicos".

El Distrito Olímpico ya ha comenzado a atravesar las fronteras de su barrio. Javier explica que "empieza a venir gente de Alcobendas, de Moratalaz. No nos cerramos al barrio, ni mucho menos. Y como somos un club de Madrid capital tenemos muy buenas comunicaciones con el resto". Por ejemplo, el Metro, con parada en la puerta del polideportivo municipal de San Blas, donde se encuentra el pabellón Circular, la sede principal. Hay más canchas: el polideportivo Pepu Hernández -el técnico campeón del mundo es uno de los hijos ilustres de San Blas-, el pabellón Antonio Mata, los colegios Julián Marías, Panamá o Newman, así como las pistas exteriores del Valle Inclán. El convenio con el Ayuntamiento de Madrid, como Escuela Municipal de baloncesto, permite utilizar todas estas instalaciones pero, debido a la magnitud del club, a veces resultan insuficientes: "Para abarcar todo lo que tenemos necesitaríamos más horas de pista, más disponibilidad de horarios. Entendemos que estamos en una época de crisis y tenemos que plantarnos ahí. por ahora".


El equipo Junior femenino de la actual temporada 2010/11.

Enfrente, además del problema logístico, están los clubes grandes. El Distrito Olímpico cada vez es más conocido dentro y fuera de San Blas, pero eso no evita la marcha de algunas promesas de la cantera porque "cuando llegan el Real Madrid y el Estudiantes en chicos, o el Canoe y el Rivas en chicas se emocionan los chavales, los padres y hasta el abuelo. Contra eso todavía es difícil luchar".


Corbalán, Iturriaga y Beirán en San Blas durante los premios 'Vivimos el baloncesto' de 2010.

Sin embargo, el crecimiento del Distrito Olímpico parece imparable. Desde 2007 hay otro capítulo más en su historia, los premios 'Vivimos el baloncesto', que se han convertido en uno de los galardones más prestigiosos del básquet madrileño. El prestigio de los premios 'Vivimos el baloncesto' crece año tras año."Se crearon como una forma de premiar no sólo a los jugadores o técnicos de renombre sino también a todo lo que hay detrás. Hay premios para el mejor cadete o el mejor benjamín, votados tanto por aficionados como por un jurado formado por miembros de la Federación de Baloncesto de Madrid, de la revista 'Gigantes' o entrenadores de prestigio. Nos parece una forma de potenciar el baloncesto de base premiando a los chavales del colegio o del club que sea". Estos galardones han permitido que por San Blas pasen, entre otros, Alberto Herreros -premio al Jugador de Leyenda en 2010-, Mario Pesquera, Pepu Hernández, Joan Plaza, Tamara Abalde, Betty Cebrián, Juan Antonio Corbalán, Juanma López Iturriaga, José Manuel Beirán. En 2008, un año después del nacimiento de los premios, el club recibió la Distinción Especial de la FBM por el "excelente trabajo realizado en la promoción, desarrollo y difusión del baloncesto madrileño".

El Distrito Olímpico sigue creciendo. Paso a paso y cada día un poco más cerca de los grandes. De momento, gestiona todo el baloncesto de San Blas con su filosofía de siempre: "Que todo el que quiera jugar al baloncesto tenga la opción de hacerlo". ¿El futuro? "Mejorar  en cantidad todo lo que se pueda. En calidad lo estamos haciendo cada año, como demuestra que cada vez hay más gente de renombre que quiere jugar con nosotros. El objetivo principal es seguir mejorando en la cantera y que los equipos sénior asciendan. Cuanto más, mejor".


Con 450 jugadores y más de cuarenta técnicos, el Distrito Olímpico es un club en continuo crecimiento.

Galería
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad: