Publicidad:
Publicidad

ENTRENADORES - Otras actividades

"Que los niños demuestren su creatividad"



La imaginación y la creatividad son dos elementos clave para que un jugador en edad de formación crezca y progrese dentro del baloncesto. La labor del entrenador es de dejar que experimente, pero dentro de unos límites que él mismo tiene que marcar. Estas fueron algunas de las conclusiones de Carlos González en la VI edición de las Miniaturas Individuales, actividad organizada por la Escuela de Entrenadores de la FBM. Los alumnos de los cursos pudieron aprender y disfrutar de una charla muy enriquecedora y útil para sus futuras experiencias como técnicos de formación.


Carlos González, entrenador superior de baloncesto, comenzó su charla online comparando las formas de relacionarse y el entretenimiento que tienen los niños de ahora con las que tenían en las décadas de los 70 y 80. A continuación, planteó a los alumnos de los cursos ciertas preguntas que les ayudaron a reflexionar sobre por qué motivo se apuntan a realizar actividad física los niños y si es decisión de los padres o es por pasión del niño en el deporte en sí.

Según Carlos González, "un niño es imaginación e inventa cosas. Tiene mucha capacidad para innovar". Los niños tienen que practicar, imaginar e innovar nuevas jugadas y acciones técnicas. Están preparados para explotar su creatividad y tienen que fallar para mejorar y para crecer. Para explotar esta creatividad, necesitamos tres herramientas: fundamentos físicos, técnicos y tácticos. Y para utilizar estos fundamentos, son necesarios dos elementos: experimentación y motivación. También la pasión, otra de las grandes herramientas que hay que explotar a la hora de enseñar a una niña o un niño a jugar al baloncesto.

Tenemos que experimentar utilizando las metodologías global y analítica. En la metodología global, el propio jugador descubre la solución a los problemas y en la que el jugador debe tener un patrón de movimiento. La corrección es la herramienta principal del entrenador y la metodología analítica será correcta si utilizamos bien este elemento.

Carlos González finalizó la charla aportando diferentes ideas clave que cobraron fuerza a lo largo de la charla: tener claro que el jugador es un niño, el entrenador debe fomentar la creatividad, inculcar la práctica, aumentar las experiencias en el niño y realizar correcciones claras. Con la frase de Albert Einstein "Lo importante es no dejar nunca de hacerse preguntas", terminó de explicar su presentación orientada a la creatividad en el baloncesto de formación.

Después comenzó el turno de preguntas donde los alumnos pudieron preguntar sus inquietudes. Sacaron como conclusión que dar la libertad al niño en la creatividad es una actitud correcta que hay que tener en cuenta, pero que también este debe cumplir el mínimo que marca el entrenador a la hora de practicar las diferentes acciones técnicas y tácticas.

Galería
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad: