logo 10 Radio logo Aid&Credit logo Asisa  logo Baden  logo Gant  logo GestNow Players logo Osiberia logo Puleva  logo Ribé Salat   logo Spalding

"La etapa de cantera es lo mejor de mi vida"

EntrevistaCeliaMenéndez 1Celia Menéndez (Madrid, 9 de enero 1990) es una de las piezas clave del Pacisa Alcobendas, uno de los cuatro equipos que mandan en el Grupo B de Liga Femenina 2 (los otros son Ciudad de los Adelantados y los también madrileños Laboratorios Ynsadiet Leganés y Movistar Estudiantes). Con la Fase de Ascenso ya a la vista, Celia califica esta temporada de LF2 como la más igualada de los últimos años y repasa su trayectoria, en la que hay desde un subcampeonato de mundo U19 hasta experiencias en Bélgica e Irlanda. Pero ella se queda con la etapa de cantera y las selecciones madrileñas, "lo mejor de mi vida".

 

 

Empezando por lo más cercano, el sábado vencísteis al Olímpico 64 Colegio Santa Gema, último clasificado del grupo, por solo cinco puntos (67-72), ¿es la prueba de que en esta liga no hay enemigo pequeño?

Sin duda. Este año está todo muy igualado. Quizá otras temporadas había seis equipos arriba, de los que en realidad tres luchaban por los primeros puestos, y el resto, pero este año no es así, puedes ir a casa de cualquier equipo y te da la sorpresa. Hay que andar siempre con pies de plomo.

Otra demostración es el cuádruple empate en lo alto de la clasificación con vosotras, Ciudad de los Adelantados, Laboratorios Insadiet Leganés y Movistar Estudiantes. ¿Estamos hablando de la Liga Femenina 2 más igualada de las últimas temporadas?

Justo. Hasta el último día no se va a saber quién ocupa cada puesto. El nivel ha subido en comparación con otros años. Puede ser por la crisis, que nos ha tocado a todos, no solo al baloncesto femenino, y mucha gente que podría estar en Liga Femenina baja a Liga Femenina 2 porque necesita algo más que el baloncesto.

Además, las buenas jugadores están muy repartidas...

Los quintetos de todos los equipos están muy bien. La diferencia puede estar en el banquillo, en la sexta o la séptima jugadora, que a lo mejor no es tan buena o no aporta tanto en un equipo como en otro. Eso es lo único que marca la diferencia entre los que estamos arriba y el resto.

EntrevistaCeliaMenéndez 2La selección mini femenina de Madrid de 2002. Celia es la tercera agachada, con el 12.

Todo apunta a que vais a coincidir con otros dos equipos madrileños, Leganés y Estudiantes, en la Fase de Ascenso a Liga Femenina, ¿qué puedes destacar de cada uno de ellos?

Leganés siempre va de menos a más, siempre va hacia arriba y nunca te puedes confiar.  Además, los refuerzos de esta temporada han sido muy buenos. Estudiantes ha encontrado una forma de juego con la que se sienten muy cómodas y juegan muy bien en equipo. De este grupo también está Ciudad de los Adelantados, que tiene un quinteto muy bueno y unas primeras rotaciones también muy buenas.

¿Y qué va a oponer el Pacisa Alcobendas?

Lo llevo diciendo todo el año. Como plantilla, la nuestra es inmejorable. Nuestro segundo quinteto, por así decirlo, podría ser perfectamente el inicial de cualquier equipo de la categoría. Tenemos que intentar saber aprovechar eso. La fase son cuatro días a muerte, y llega un momento en ni la cabeza ni las piernas van como en un partido normal. Tener esta plantilla tan amplia puede ayudarnos.

Alcobendas lleva varias temporadas en puertas del ascenso, ¿eso es bueno por la experiencia acumulada o malo por el exceso de presión?

En las fases que he estado siempre ha habido una sorpresa, todos los años... Es verdad que Alcobendas se ha quedado muchas veces en las puertas cuando era favorito, pero ¿y si esta vez no?

EntrevistaCeliaMenéndez 3Hablando un poco de tu carrera, empezaste a jugar en el colegio Pureza de María, ¿por qué el baloncesto?

Toqué bastantes deportes, hasta baile, porque siempe he sido muy inquieta. Mi hermana jugaba al baloncesto, y recuerdo ir a ver sus partidos y quedarme jugando en las pistas del cole. Empecé un año antes de lo que me correspondía. En 2º ya estaba en las escuelitas y en 3º empecé a competir.

Después pasaste por el Real Canoe y el Estudiantes, dos de las canteras más importantes de Madrid, ¿qué te aportaron?

A Canoe fui muy pequeña, siendo alevín para jugar en el infantil. Lo noté mucho por la diferencia de cuerpo, pero mi entrenadora, Asunción Ramos, me ayudó mucho. Me ayudaba a picarme conmigo misma y eso me hacía progresar. Luego me llamaron de la Federación de Baloncesto de Madrid... Son cositas que te van enganchando más al deporte porque ves que mejoras. Y lo más importante es conocer a gente que le gusta lo mismo que a ti. Te apetece ir a entrenar no solo por hacer deporte y competir contigo misma, sino porque te lo pasas genial con la gente. Eso es lo que de verdad engancha en un deporte.

¿Cómo fue la experiencia en las selecciones de Madrid?

Toda la etapa de cantera la recuerdo como lo mejor de mi vida. Con la selección madrileña fue genial. Me llamaron para la preselección mini con un año menos y no me cogieron, me quedé entre las 15, pero no era consciente ni de lo que era eso. Recuerdo que ponían ejercicios de pasar entre las piernas o reversos y yo no sabía ni en qué idioma me hablaban... Al año siguiente ya me cogieron y hasta fui la capitana. Lo recuerdo y me encanta. También estuve con la infantil y la cadete. Quedamos subcampeonas de España.

Tu último año júnior pasaste a Majadahonda...

Sí, fue el último de Richi [González Dávila] como entrenador de ese equipo. Ese año me lo pasé genial, disfruté como una enana. Además, la fase final fue muy ajustada, había mucha rivalidad con CREF.

De ahí vuelves a Canoe y asciendes a Liga Femenina. Debutaste en la máxima categoría en tu segundo año sénior, ¿notaste mucho el cambio, fue un salto muy grande?

Un poco. El año en Liga Femenina 2 ayudó, pero al siguiente yo era la niña del equipo. Aprendí un  montón porque te estoy hablando de jugar con Marina Ferragut, y cualquier cosa que me dijera era una enseñanza para mí. Además estaban Laura García, Gema García... Me hubiera gustado tener más minutos, pero tengo claro que fue un año de aprendizaje. Además, en esos años la Liga Femenina era muy fuerte. Las temporadas siguientes, en La Seu y Burgos, recuerdo jugar contra Maya Moore. Aquí estaban las mejores jugadoras del mundo.

En 2009 fuiste subcampeona del mundo U19...

No había ido nunca con la selección española. Fui a entrenar en Navidad con la U18, y en verano me llamaron para la U20, la de un año más que mi generación. Fue todo un regalo para mí. Me llevé una sorpresa cuando me eligieron para ir al Europeo junto a jugadoras como Alba Torrens, Marta Xargay, Cristina Ouviña, Laura Nicholls... Justo cuando acabó el Europeo me llamaron para el Mundial U19, donde perdimos la final contra Estados Unidos, aunque les habíamos ganado en el primer partido.

De Burgos te marchaste a jugar a Bélgica y, dos años después, a Irlanda, ¿por qué?

Empecé a pensar que quería llevarme del baloncesto algo más. Por ejemplo, idiomas para mi futuro laboral. Bélgica tenía un buen nivel de baloncesto, aunque más físico que en España, y se dio la oportunidad. A la vez estudiaba...

EntrevistaCeliaMenéndez 4En un partido de esta temporada contra el Laboratorios Ynsadiet Leganés.

A eso voy, ¿en el baloncesto femenino es imprescindible tener otras salidas?

Sí. Los años que estuve en Madrid hice el TAFAC y en cuanto me fui empecé con la carrera, Magisterio On Line. Para los exámenes necesitaba un fin de semana, de viernes, sábado y domingo, en febrero y otro en junio. Miraba el calendario y rezaba para que no me tocara partido (risas). En Bélgica tuve que pedir el fin de semana libre porque era inviable, en Burgos sí pude venir a examinarme y volver al partido. En Irlanda me dejaron sin ningún problema, incluso cambiaron de fecha el partido.

¿Lo aplazaron por un examen?

Sí. Eso aquí no pasaría... La verdad es que estudiar, tener una salida, es lo mejor que puedes hacer. Te estoy hablando de mi nivel. Si hablamos de jugadoras de selección española, a lo mejor no, a lo mejor pueden vivir de esto, pero son muy pocas... ¿cuántas se quedan en el camino? Hay que tener un plan B, algo más, y suerte para poderlo compaginar.

Desde que volviste a España has jugado en tres equipos de Madrid, Distrito Olímpico, Leganés y Alcobendas... ¿y el año que viene?

Todavía no tengo ni idea. Este año estoy muy cómoda aquí, muy contenta. Tengo un trabajo fijo [profesora de Educación Física e Inglés en un colegio de Vicálvaro] y mi idea es asentarme.

Todo el mundo coincide, y también las estadísticas, en que eres una de las jugadoras más determinantes de Liga Femenina 2, ¿no echas de menos volver a jugar en Liga Femenina?

Tengo muy buen sabor de boca porque he jugado en Liga Femenina contra las mejores jugadoras del mundo, como Maya Moore. Nunca podré jugar contra gente mejor, salvo que vaya a la WNBA, que no pasará... Me queda la satisfacción de haber jugado en mi país al nivel más alto cuando mi país tenía la mejor liga. Esá claro que siempre quieres más, pero llega una edad en la que lo pones todo en una balanza. ¿Me gustaría jugar en Liga Femenina? Y a quién no, pero no te puedes plantar con más de 30 años y empezar a buscar trabajo. Más que nada por cómo está el país. Si fuera como hace unos años, quizá podrías estirar un poco más tu carrera deportiva y disfrutar más del baloncesto, pero a día de hoy no puedes, por lo menos en mi campo laboral, en la educación. Da un poco de pena y rabia, pero me queda el consuelo de pensar dónde he jugado.

EntrevistaCeliaMenéndez 5Junto a su compañera Irene Oña y varias jugadoras de la cantera del CB Alcobendas.

¿Cómo te organizas el día a día?

Voy a mandar una solicitud para que hagan un día de 30 horas (risas). Voy al cole y cuando salgo me da tiempo a merendar, cambiarme de ropa y venir a entrenar. Los miércoles descansamos. Ese día siempre tengo reunión, pero llego a casa antes y es mi día de relax. Y los domingos por la tarde aprovecho para organizar la semana del cole.

El fútbol femenino ha empezado a tener más visibilidad gracias al apoyo de los patrocinadores, ¿qué le falta al baloncesto femenino?

(Silencio)... Primero que no comparen, porque lógicamente no puedes comparar el baloncesto masculino con el femenino. Aquí, al menos que vayas a la WNBA, no vas a ver ningún mate, y no son mates espectaculares, son de una chica alta que llega al aro. Hay que intentar enganchar a la gente con el tipo de juego, que es bastante atractivo. Hay veces en que ves más calidad en un partido femenino que en uno masculino, porque, seamos realistas, la NBA es fuerza pura y dura por encima de la calidad. Eso nunca lo vas a ver en femenino. Hay que intentar que, en lugar de la fuerza, la gente valore un cambio de dirección, un pase sin mirar... De todas formas, todos sabemos que está el fútbol y luego el resto de los deportes, porque el fútbol es lo que te meten por los ojos día y noche. Ya no se trata solo de defender el baloncesto femenino sino todos los demás deportes.

Como dijeron Laia Palau y Luci Pascua después de los Juegos Olímpicos, ¿qué más tenemos que hacer?...

Sí, ¿qué más hay que hacer? Y también lo que dijo Mireia Belmonte: "Vende más el peinado de Sergio Ramos que mi récord del mundo". Hay que respetar el trabajo y el esfuerzo de todo el mundo, no solo de algunos. Por ejemplo, todos viajamos. Lo que pasan es que algunos lo hacen en un avión privado y otros en un autobús que no entran ni las piernas.

¿Crees que si la gente viniera más a los pabellones a ver baloncesto femenino se engancharía?

Totalmente. Eso se nota un montón en las ciudades más pequeñas. Por ejemplo, en Burgos venía a vernos mucha gente; La Seu d'Urgell es un pueblo y lleva muchos años en Liga Femenina; la fase que tuvimos en Zamora fue impresionante, no cabía ni un alfiler... Por no hablar de Salamanca y el fenómeno Perfumerías. Cualquier excusa es buena para venir, que conoces a alguien, que en un pabellón estás a cubierto cuando hace frío..., que vengan y que se den cuenta de que merece la pena.


 
 

Conoce Nuestros Clubs

  • 1
  • 2

Publicaciones

  • 1
  • 2

Protagonistas

  • 1
  • 2