Publicidad:
Publicidad

EN JUEGO - Internacionales

Medalla de plata, futuro de oro



La selección U19 rozó la hazaña ante un combinado de Estados Unidos que partía como el gran favorito de la Copa del Mundo y solo pudo imponerse por 66-69 en un partidazo para el recuerdo. Un duelo ante más de 7.000 espectadores en el que España trató de tú a tú a su rival, en el que aguantó todas sus embestidas con garra y carácter y solo cedió en los últimos segundos. Una medalla de plata para un equipo de oro con un futuro infinito.


Página oficial de la Copa del Mundo U19


DAVID GONZÁLEZ / DPTO. DE COMUNICACIÓN FBM
Fotos: Rocío Benítez


FINAL

España 66 (16+18+18+14): Elena Buenavida (16), Deva Bermejo (6), Awa Fam (11), Carla Brito (3), Elena Moreno (2) -cinco inicial- Iyana Martín (19), Irene Broncano, Alicia Flórez (7), Inés Noguero, Ariadna Termis  (2) y Daniela Abies.

Estados Unidos 69 (21+13+20+15): Talana Lepolo, Kira Rice (6), Cotie McMahon (16), Chloe Kitts (15), Grace Van Slooten (7) -cinco inicial- Hannah Hidalgo (9), Londynn Jones (3), Madison Booker (7), Allie Ziebell, Jadyn Donovan, Joyce Edwards (6) y Breya Cunningham.

Estadísticas

Partido completo (YouTube FIBA)

El comienzo no pudo ser mejor: triple de Carla Brito para empezar y dos puntos más de Elena Buenavida. En casa, ante más de 7.000 espectadores, España salió dispuesta a hacer historia. El atrevimiento de Deva Bermejo, con otro triple, dejó el marcador en 10-5. Las estadounidenses empujaban, pero se encontraban con la tela de araña española, con una nube de brazos, con la garra de un equipo que nunca deja de pelear. Solo a la carrera Chloe Kitts acortó distancias. En estático las americanas lo pasaban peor, aunque poco a poco, a base de fuerza, recortaron hasta alcanzar las tablas (12-12, 14-14..) e incluso ponerse por delante.

No hacía falta decirlo. El punto débil de España estaba bajo los aros, en el rebote. Había que multiplicarse. Ariadna Termis dio descanso a Awa Fam mientras por fuera Iyana Martín se lanzaba hacia el aro. Sin embargo, la base tuvo que retirarse momentáneamente con un golpe en la nariz y Estados Unidos cobró una ligera ventaja en el primer cuarto: 16-21.

Desde atrás solo quedaba tomar impulso... El público de Madrid, ese que nunca falla, cobró protagonismo mientras en la pista Iyana salvaba balones imposibles y todo el equipo buscaba el rebote. Pero una cosa era buscarlo y otra encontrarlo. Estados Unidos se marchó diez arriba (16-26) antes del tiempo muerto de Canut. La reacción fue inmediata: triplazo de Buenavida y defensa, más defensa. El parcial llegó a 9-0 con Awa Fam demostrando que por dentro también se podía competir y Alicia Flórez (2+1) sacando el carácter. España no solo salvaba el primer match ball sino que trataba de tú a tú a su rival, luchando por cada balón, frenando sus ataques y volando hacia el aro. Así, la selección se puso por delante (30-28, 32-30...) con el WiZink Center convertido en una caldera. Al descanso, 34-34 gracias a otra canasta de garra de Iyana. ¡Podía pasar de todo!

La segunda mitad comenzó con el acierto estadounidense... y la réplica de Awa Fam. La selección mantenía el pulso. Flórez hizo el 41-38 desde la línea de tiros libres y Buenavida el 43-41 encontrando un hueco donde no había nada. Enfrente, Estados Unidos seguía tirando de físico y, mediado el tercer cuarto, volvieron las tablas (45-45). La final era un pulso igualadísimo, un intercambio de golpes. Cada uno con su estilo. El de España era el atrevimiento, el descaro; el de Estados Unidos, la eficacia, la solidez. El mejor ejemplo fue el triple de Deva Bermejo, el 52-54 con que terminó el tercer cuarto.

Si Bermejo abrió el tercer periodo, Ariadna Termis abrió el último con otro empate, a 54. Se acercaba el tramo decisivo y Estados Unidos apretó el paso en ataque para encadenar un 0-8. Cuando más falta hacía, llegó el triple de Buenavida y el aliento del público. Como siempre en los momentos difíciles. Awa Fam se convirtió en un muro desde el que tomar impulso para lanzarse al aro. Iyana y Buenavida lo hicieron para dejar a  la selección a uno (61-62) ante el delirio del público. Aunque Estados Unidos aumentó ligeramente la renta, la garra de España, su ADN, mantuvo el partido vivo hasta el final. Un 2+1 de Buenavida supuso el 64-66 a poco más de un minuto, la defensa frenó el ataque estadounidense e Iyana (merecidísima MVP de la Copa del Mundo) firmó el empate. El golpe final, ya insalvable, llegó de la mano de Cotie McMahon. Quedaban 21 segundos, pero no cambió casi nada. Un ataque que se estrelló contra la defensa y un tiro a la desesperada fueron los últimos intentos.  Fue plata, sí, ¡pero qué plata!


Galería
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad