Publicidad:
Publicidad

EN JUEGO - FBM - Minibasket

El minibasket, un juego de niños



De sus orígenes a la actualidad, de pioneros como James Naismith, Jay Archer o Anselmo López al día a día actual de los entrenadores... 'El Minibasket III: Canastas pequeñas, ilusiones gigantes', actividad organizada por la Escuela de Entrenadores de la FBM en colaboración con el CB Alcobendas y el Ayuntamiento de la localidad, trazó un recorrido por la canasta pequeña de la mano de Raúl Barrera, entrenador, historiador del baloncesto y responsable del Museo de la FEB.


Barrera se remontó a 1891, cuando James Naismith, un profesor de Springfield (Massachusetts), se inspiró en el tradicional juego del 'pato en la roca' para crear un deporte de equipo que sus alumnos pudieran practicar en interior, protegidos del frío. Un deporte nuevo con un balón de fútbol, dos cestas de melocotones, un número ilimitado de jugadores y trece reglas originales, de las que, 128 años después, solo se conserva una, la altura de la canasta (a 3,05 metros).

Las mujeres comenzaron a practicar el baloncesto dos años después, gracias a Senda Berenson, con algunas reglas diferentes; en 1897 se instituyó el 5x5; en 1932 se creó la FIBA... ¿Y el minibasket? En 1950 Jay Archer adaptó las reglas del baloncesto a los más jóvenes bajo la denominación de 'Biddy Basket', creando, en palabras de Raúl Barrera,"un nuevo juego específico para los niños, dedicado en exclusiva a ellos. Un deporte diferente, única y exclusivamente de formación deportiva y personal".


En la expansión y desarrollo del minibasket tuvo un papel fundamental España y, especialmente, la figura de Anselmo López. Uno de los capítulos clave llegó en 1963, con la presentación oficial, una gran fiesta del mini en el antiguo Palacio de los Deportes. La charla se vio enriquecida, de forma inesperada, con la presencia entre los asistentes de Carlos Ranz (66 años), uno de aquellos niños que disputaron los primeros partidos en el viejo Palacio, que recordó aquellos años y a antiguos compañeros.

Raúl Barrera también recordó las palabras de Robert Busnel, que, en 1970, trazó un reglamento del minibasket, como un juego "hecho a la medida de los niños", en el que "todos tienen que participar, todos tienen que jugar...". Porque, según dijo Raúl Barrera, el paso de canasta pequeña a canasta grande, es "el paso de un juego a un deporte". A partir de ahi, la charla se convirtió en un debate que trató, entre otros temas, el trabajo cotidiano de los entrenadores de canasta pequeña, su relación con los clubs o las familias, y los objetivos. "¿Es tan importante ganar o perder? El que practica un deporte lo hace porque quiere ganar, pero muchas veces no es lo primordial", apuntó Raúl Barrera.


Galería
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad