Publicidad:
Publicidad

ACTUALIDAD - Protagonistas

"Los buenos, los que más trabajan"



Acaba de terminar la Liga EBA con dos equipos madrileños clasificados para la fase de ascenso y los otros cuatro muy cerca. Carlos Arjonilla, base del Alcobendas y uno de los históricos de la categoría, hace balance y, a sus 35 años, repasa una carre...

EntrevistaCarlosArjonilla1Acaba de terminar la Liga EBA con dos equipos madrileños clasificados para la fase de ascenso y los otros cuatro muy cerca. Carlos Arjonilla, base del Alcobendas y uno de los históricos de la categoría, hace balance y, a sus 35 años, repasa una carrera alejada de los tópicos. Empezó de niño en la cantera del Estudiantes, se alejó de las canchas durante cinco años y, casi de casualidad, llegó a las categorías nacionales, en las que se mantiene a base de "trabajo e ilusión".



 

 

Empezamos por lo más reciente, ¿qué balance haces de la temporada que acaba de terminar?

Regular. Creo que teníamos equpo para estar en la fase de ascenso [se clasificaban los cuatro primeros y el Alcobendas acabó sexto]

¿Ha sido la EBA más dura de los últimos años?

Lo que está claro es que este año ha habido menos diferencia entre los equipos buenos. Cualquiera ganaba a cualquiera y se ha demostrado porque se han metido tres equipos con diez derrotas.

¿Cómo has visto a los equipos madrileños?

Muy difíciles de ganar. Todos han luchado hasta el final. Por ejemplo, el Casvi en su casa es un equipo complicado, y el Covibar Rivas, también.

¿Te ha sorprendido Rivas para ser su primera temporada en EBA?

No. Por plantilla sabía que lo iba a hacer bien y además Alberto [Rubio] tampoco les iba a dejar relajarse.

Tienes 35 años, ¿el año que viene seguirás?

Sí. Lo que no sé todavía es dónde jugaré, pero la intención es seguir. Hasta que me arrastre no me retiro (risas). Seguiré donde me quieran.

EntrevistaCarlosArjonilla2En la cantera del Estudiantes, entrenado por Javier Vime. Arjonilla es el cuarto
sentado, de izquierda a derecha. Foto: Club Estudiantes. 60 años de baloncesto.

En los últimos años has estado entre LEB y EBA...

De hecho, debuté en LEB con 30 años.

¿Cuál es el secreto para seguir ahí a una edad en la que ya muchos se han retirado?

Ilusión. Cuando estás en el campo, cuando entrenas... Ganas de hacer las cosas. A lo mejor, como estuve cinco años sin jugar, se me habrá retrasado la época de cansarme.

Pero también el cuerpo tiene que aguantar...

Sí, pero yo tengo un físico delgado, no tengo achaques ni lesiones, así que mientras aguante seguiré jugando.

Empezaste en la cantera del Estudiantes, ¿por qué elegiste el baloncesto?

Porque estudié en el Ramiro y en esa época el baloncesto era como una asignatura más. Empecé en la escuela y de ahí pasé a premini. Hasta junior estuve en el Estudiantes. En los equipos A hasta infantil, después bajé al B porque era un 'enano'. No pegué el estirón hasta los 18 años.

¿Y no te planteaste cambiar de deporte?

No, seguía con el baloncesto, aunque también practicaba otros deportes. Me gustaban todos. He hecho mucha bici, correr, nadar, jugar al fútbol, todo...

EntrevistaCarlosArjonilla3bCon el Villa de Valdemoro jugó en LEB Bronce. Es el segundo agachado.

Llega un momento en que te marchas a Canarias...

Sí. Me fui para estudiar. Cuando llegué ahí el equipo junior ya estaba hecho, entrené todo el año con ellos, pero nunca llegué a tener ficha. El año siguiente estuve en un Autonómica, pero lo tuve que dejar a mitad de temporada porque las horas de entrenamiento me suponían perder el último autobús y tenía que volver a casa haciendo auto stop.

¿Ahí te planteaste dejar el baloncesto?

Sí. De hecho estuve sin jugar cinco años. Volví a hacerlo varios años después de volver a Madrid cuando un grupo de socios del Estudiantes decidimos formar un equipo en la última liga madrileña. El segundo año vino un entrenador del Colmenar Viejo de EBA a ver al base de Estudio, contra los que jugábamos, y después de ver el partido dijo que me querían a mí. Les dije que no, un mes más tarde volvieron a insistir y acepté.

¿Fue casualidad?

Sí, un golpe de suerte, aunque es verdad que estaba haciendo unos números muy buenos, con 40 puntos de media.

¿Cómo fue ese salto?

Sobre todo se notó en el aspecto físico. No es lo mismo entrenar un día a la semana y jugar los domingos que entrenar cuatro días, con dos horas y media de físico, viajes...

EntrevistaCarlos-Arjonilla4¿Y de nivel técnico?

Claro que se nota, y yo más, porque llegué a mitad de temporada a un equipo con los roles establecidos. Había jugadores con sus estatus. Unos estaban para tirárselas, otros para rebotear... Yo pasé de tirármelas todas en mi equipo a no mirar el aro. Te tienes que ganar el respeto. El año que más aprendí fue cuando Colmenar batió el récord de EBA y luchó por ascender. Teníamos un equipazo y el nivel de los entrenamientos era brutal, casi más alto que en los partidos.

También has pasado por Valdemoro en LEB Bronce, Guadalajara en LEB Plata...

Sí, he tenido más ofertas, pero creo que soy el único jugador que ha jugado en LEB y no ha tenido agente nunca. Al no tener agente es más difícil  y, además, yo tenía trabajo fijo y salir de Madrid era complicado. ¿Qué haces? ¿Te la juegas y dejas el trabajo? ¿Y si te rompes?...

En toda esta trayectoria, ¿hay algún entrenador o jugador de que hayas aprendido especialmente?

El entrenador que más me ha marcado fue el primero que tuve, Javier Vime. Quizá porque es el primero y el que te hace tener ilusión por el deporte. Y los jugadores con quien más he disfrutado, Fernando Vicario y Joe Alonso, que era increíble.

Hay jugadores que a lo mejor tiene mucho talento y no llegan a la élite...

Él por ejemplo. Joe Alonso solo estuvo un año en ACB y es uno de los jugadores con más talento que he visto en una cancha.

¿Qué hace falta para llegar?

Trabajo, y ser competitivo siempre, en cualquier entrenamiento y en cualquier ejercicio. Los buenos son buenos porque son los que más trabajan, los que más ganas e ilusión ponen. El físico es importante, pero el que no tiene físico lo suple con ganas y con trabajo.

¿Y quizá también un golpe de suerte?

Sí, que alguien te dé la oportunidad y tú la sepas aprovechar. Pero todo eso sin trabajo es imposible...

¿Llegaste a alguna selección en categorías inferiores?

No, y lo veía como algo muy lejano, casi imposible. Los mejores de mi generación eran Héctor García y Roberto Núñez. Cuando era pequeño para mí eran inalcanzables y, es curioso, luego Roberto fue mi suplente en Guadalajara. ¡Las vueltas que da la vida!

EntrevistaCarlos-Arjonilla5En la temporada 2012-13 ha entrenado al infantil B del Alcobendas.

Al volver de Canarias empezaste a entrenar en el Pureza de María, ¿has seguido entrenando desde entonces?

Sí, menos un año, el segundo de Guadalajara, cuando era imposible por tiempo, aunque estuve en las selecciones de Madrid. He llegado a entrenar un junior femenino, pero lo que más me gusta es de infantil para abajo.

¿Qué te aporta?

Mucho. Es muy agradecido. El niño lo hace todo con ilusión y ganas, ves como aprende y progresa.

Has tocado todos los palos, porque cuando estuviste en Canarias también arbitraste...

Ahí el arbitraje es algo especial. Cuando llegué no conocía a nadie y me dijeron que los árbitros quedaban dos días a la semana. Había un ambiente muy agradable, jugaban al baloncesto y una serie de árbitros te enseñaban a pitar. Uno era Paco Araña, que ahora está en la ACB; otro, Miguelo Betancor... En un partido de mini tuve conmigo a Miguelo. Él era capaz de pitar un partido de la Euroliga y después uno de mini contigo. A mí eso me sorprendió.

Jugador, entrenador, árbitro...

Sí (risas). Solo me falta ser directivo.

¿Qué ha cambiado desde que empezaste?

Creo que el nivel medio de los niños es más bajo. Yo estaba en el B del Estudiantes y he llegado a LEB. Ahora parece impensable que un niño del B de un club llegue a jugar en el EBA de su club. No sé las causas, puede haber mil. Por ejemplo, que los niños ya no salen a la calle, ya no están debajo de sus casas jugando con una pelota. Hay más diversidad de ocio, ha cambiado la vida, y también la exigencia. Ya no le echan las mismas ganas que le echábamos nosotros cuando éramos pequeños. A veces la actividad extraescolar en los colegios es una hora y media de ocio, no una hora y media de trabajo.

EntrevistaCarlos-Arjonilla6Carlos Arjonilla lleva toda la vida ligado al baloncesto.

Llevas toda la vida en el baloncesto, ¿tu futuro también estará ligado a él?

Seguramente. Tengo mi negocio, pero me gustaría estar vinculado siempre a este deporte.

¿Porque vivir solo del baloncesto es complicado...?

Es muy difícil vivir del deporte. Se puede hacer, pero no es vida entrenar a cuatro equipos, más una escuela, con partidos los sábados y los domingos... para, con suerte, llegar a mil euros.

Galería
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad: