Publicidad:
Publicidad

ACTUALIDAD - Protagonistas

"A veces los padres tienen mal de altura"



Es uno de esos casos poco habituales en los que una persona se identifica con un club y viceversa. José Antonio Sánchez (Madrid, 13 de marzo de 1968) es el rostro del Eurocolegio Casvi desde hace 24 años. Coordina el baloncesto en el colegio, llevó a...

EntrevistaJoseASanchez Foto1Es uno de esos casos poco habituales en los que una persona se identifica con un club y viceversa. José Antonio Sánchez (Madrid, 13 de marzo de 1968) es el rostro del Eurocolegio Casvi desde hace 24 años. Coordina el baloncesto en el colegio, llevó al primer equipo a Liga EBA (en 2008) y ha lanzado a jugadores como Andrés Miso (a ACB) o Juan José García (a LEB Oro). José Antonio, formado en Móstoles y en el mítico San Viator de los 80, es un clásico del básquet madrileño que ha rechazado ofertas de equipos de categoría superior porque "lo que más me llena es la formación integral de los jugadores". (Foto: Madridiario.es)



 

 

¿Cómo empezó tu relación con el baloncesto?

Nací en Madrid y cuando tenía 10 años nos marchamos a Logroño, donde vivimos cuatro años, hasta que regresamos a Madrid, en concreto a Móstoles. Había hecho béisbol en Madrid y fútbol en Logroño, y al volver empecé con el baloncesto. Fue un poco por casualidad, por probar otro deporte... Jugué desde infantil hasta junior, desde los 14 hasta los 18 o 19.

¿Cuándo comenzaste a entrenar?

En mi etapa junior ya estaba haciendo cursos de entrenador. Los compaginaba con los entrenamientos en el Patronato de Móstoles.

De Móstoles pasas al San Viator...

Sí, a lo que era entonces el Cajamadrid San Viator. Estaba Nacho Aranda, el periodista de Canal Plus, que trabajaba en SER Móstoles y tenía problemas para compaginarlo con los entrenamientos. Yo entré para ayudarle con el infantil y llevar un junior. Ese equipo infantil del San Viator era un grupo privilegiado de chavales, entre los que estaba Carlos Jiménez. Tuve la oportunidad de estar tres años con ellos antes de empezar a trabajar en el Casvi. Esa generación era muy buena y necesitaba alguien con dedicación plena, así que contacté con Enrique León, que llevó ese grupo desde cadete hasta el Campeonato de España junior.

En 1990 comienzas a trabajar en el Eurocolegio Casvi, ¿cómo fue la llegada?

Me presenté en el colegio y hablé con el coordinador, Javier Sacristán -actual presidente del club- para saber qué idea tenían con el baloncesto y si necesitaban entrenadores. El colegio acababa de empezar y los equipos los llevaban los propios profesores. Comencé a trabajar con dos grupos en edad alevín.

EntrevistaJoseASanchez Foto2José Antonio Sánchez lleva 24 años coordinado el baloncesto en el Eurocolegio Casvi.

En el Casvi hay más deportes, pero el baloncesto es el que adquiere más importancia...

Siempre la ha tenido. Hemos vivido varias épocas, pero al margen de algún Campeonato o de fases finales, lo que más valor nos ha dado han sido momentos como la eclosión de Andrés Miso, que estuvo desde los 10 hasta los 18 años con nosotros, y, más recientemente, la de Juan José García, que triunfa en LEB Oro después de estar aquí seis años. Aparte de esos momentos puntuales, hemos ido creciendo en silencio. Empezamos con dos equipos y este año tenemos nueve.

¿Qué aporta el baloncesto a los alumnos?

Hay mucho paralelismo con los valores que fomenta el propio colegio, como el trabajo en equipo o la responsabilidad. El baloncesto es un juego, pero también es una escuela de vida, porque está lleno de situaciones que se dan en la vida. Por ejemplo, la toma de decisiones. En la vida académica tienes que decidirte por una rama o por otra, igual que en un partido tienes que hacerlo por una jugada o por otra, o por una defenza en zona o individual. Hay muchos paralelismos.

EntrevistaJoseASanchez Foto3
Con Juan Luis Yagüe, director del Eurocolegio Casvi,
y Fernando Romay en una imagen de 2010.

Desde hace 24 años, cuando empezaste en el Casvi, ¿cuáles son los principales cambios que has notado?

Quizá que ahora hay una oferta mayor de ocio y ese sentido puede que el jugador se disperse. Ahora, el baloncesto es una oferta más. Antes estaba entre las prioridades: familia, estudios, amigos y baloncesto. Pero también es verdad que en el colegio hemos conseguido jugadores muy fieles, quizá porque tienen referencias como las de Miso o Juanjo, y han visto que para llegar a lo más alto no es necesario marcharse a un grande. Se puede llegar también desde un colegio. Yo tengo un planteamiento: sin desmerecer el trabajo del grupo, hay que poner el foco en el talento. En cuanto hemos visto un jugador que destacaba en mini, infantil o cadete, le hemos subido de categoría. No hemos tenido ninguna duda. A un jugador especial hay que darle todas las herramientas para que siga creciendo.

En 2008, llegó el ascenso del Eurocolegio Casvi a Liga EBA, ¿qué significó ese momento?

Fue la consagración de un grupo que llevaba trabajando junto muchos años. Partimos de la base del grupo y de competir al máximo nivel posible. Si el jugador tiene capacidad para competir más, hay que ofrecérselo. Con el mismo grupo, en el que muchos jugadores doblaban, fuimos campeones de Madrid de Primera Autonómica y de Primera Nacional. Ascendimos a Nacional y a EBA.

Con una buena generación se puede ascender, pero luego hay que mantenerse, y lleváis ya seis años en EBA...

Algunos jugadores de ese grupo, que ya no están, dejaron el poso para que cogieran el testigo los más jóvenes. Hemos mantenido bloques que siguen compitiendo en EBA desde 2008. No fichamos y la filosofía del colegio es llegar hasta dónde podamos con lo que tenemos. Y así desde hace seis años. Hemos tenido jugadores referencia como Juanjo, que ha sido el más valorado de las últimas temporadas, pero este año ya no estaba. Todo eran dudas, pero con ese bloque hemos sabido reinventarnos.

Has puesto los ejemplos de Miso y Juanjo García. ¿En la formación de jugadores hay que ir sin prisa?

Yo siempre les digo a los padres que si ante la llamada de un grande tienen dudas, si no tiene claro que aquí están bien, que se vayan. A veces les llama un grande y les entra mal de altura. Van a un sitio donde hay una mayor competencia, pero donde a lo mejor no está claro cuál es la apuesta. No es una crítica, pero a veces en un club grande es difícil diagnosticar el talento, la apuesta, porque hay tantos buenos jugadores que se solapan, se quitan minutos unos a otros. Si están los mejores exteriores, pívots o bases de Madrid, no pueden jugar todos a la vez. Se tapan unos a otros y al final no sale nadie.

También conoces directamente el caso de Carlos Jiménez, que aguantó hasta junior en el San Viator...

A Carlos empezaron a tentarle en cadete, pero él aguantó. Creo que, salvo que no exista una estructura seria, los jugadores deben seguir hasta los 18 años en sus colegios. Los hechos lo demuestran. La posible pérdida de intensidad en los entrenamientos se puede compensar subiendo al jugador a categorías superiores. No hay llegar pronto sino llegar más lejos. La última prueba es Juanjo García, que en su primer año en LEB Oro ha sido MVP en varios partidos después de una formación a fuego lento. Cuando ha dado el salto ya estaba hecho. Lo que no sabemos es que hubiera pasado si se marcha antes, porque cuántos jugadores se quedan por el camino...  Hay muchos juguetes rotos. Jugadores que en infantil o cadete disputan Campeonatos de España o de Europa y después quedan en un segundo plano. Chicos que han cambiado sus hábitos familiares o incluso de comidas desde pequeños y a los que después les cuesta seguir disfrutando del baloncesto. Dejan de sentir esa pasión demasiado pronto.

EntrevistaJoseASanchez Foto4El equipo del Eurocolegio Casvi que ascendió a Liga EBA en 2008.

El Casvi ascendió a Liga EBA en 2008, justo antes del estallido de la crisis. ¿Cómo ha afectado la crisis económica al equipo y a la categoría?

A nosotros casi nada, porque el colegio tiene solvencia económica, y nosotros no fichamos, no podemos. A los que tenían que hacerlo sí les ha afectado. Incluso algunos han desaparecido. Por ejemplo, en La Palma había dos equipos que se nutrían de jugadores peninsulares. Y los demás han tenido que reestructurarse y en lugar de tener ocho buenos jugadores tener cuatro.

¿Crees que ha bajado el nivel?

No, porque la crisis ha hecho que en LEB Oro o LEB Plata se paguen salarios irrisorios y jugadores de ese nivel prefieren seguir en su entorno familiar o laboral, aunque sea en un equipo de perfil más bajo, como un EBA. Hay muchos jugadores de EBA que podrían jugar en LEB Oro.

¿El proyecto del Eurocolegio Casvi seguirá igual?

Sí, fundamentado en la ilusión, en gente joven, el trabajo y en un sello de intentar reinventarnos cada año y estar ahí siempre. La próxima temporada vamos a tener un equipo casi sub'21. Mantenemos la mitad del equipo, chicos muy jóvenes, del 93 o 94, recuperamos alguno... y todos con muchas ganas. Si el entrenador está motivado, el equipo también, y yo estoy ilusionado con tener un nuevo reto cada año. Para ello hay que estar en continua formación, informarse, intercambiar opiniones con otros entrenadores... He estado en campus y clinics que me han marcado mucho con Manolo Flores, Aíto García Reneses, Pat Riley, Pesic, Zeravica, Obradovic... El baloncesto es mi trabajo y parte de lo que me da lo tengo que reinvertir en formación.

¿Nunca te has planteado dejar el Casvi?

En alguna ocasión me lo han ofrecido, pero estoy muy a gusto aquí, el colegio me deja hacer mi baloncesto, estoy cerca de mi casa... Nadie me podía ofrecer lo mismo. El baloncesto no tiene que dejar de divertirte y a mí el día a día se me hace muy fácil porque hago lo que me gusta.

Galería
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad: