Publicidad:
Publicidad

CLUBS - Nuestros clubs

Valdeluz, disfrutar compitiendo



El Valdeluz es un colegio multideporte donde el baloncesto manda, con más de 250 jugadores. La tradición que empezaron los chicos en los años 70, y que recuperan todas las Navidades desde entonces, se ha trasladado en la última década a los equipos f...

Reportajes Clubs. ValdeluzEl Valdeluz es un colegio multideporte donde el baloncesto manda, con más de 250 jugadores. La tradición que empezaron los chicos en los años 70, y que recuperan todas las Navidades desde entonces, se ha trasladado en la última década a los equipos femeninos. Pero siempre con la filosofía de divertirse compitiendo, de unir la práctica del deporte con la seriedad de la competición para formar jugadores de baloncesto pero también personas.




El colegio Valdeluz es un gran centro escolar (33.500 metros cuadrados) en una ubicación privilegiada, entre la avenida de la Ilustración y la Ciudad de los Periodistas. Como sucede en otros casos, es la continuación de otro colegio, el San Pablo, cuyo antiguo edificio, junto a la Gran Vía, se quedó pequeño. El 16 de octubre de 1967 comenzaron las clases y desde el principio, el deporte formó parte de la filosofía del colegio; en especial el hockey, gracias al impulso de uno de los sacerdotes, Fray Pedro.


Javier Marcos Subirá, en el centro, con 'su equipo';
la imagen es de 1976.

Poco a poco se fueron incorporando otros deportes. Primero el fútbol y el baloncesto. Después, el balonmano y el voleibol, en una tradición multideportiva que continúa hasta la actualidad. El Valdeluz, que llegó hasta los 2.468 alumnos en el curso 1975/76, cuenta en el 2011/12 con 1.600. De ellos, más de la mitad practica algún deporte, con el baloncesto a la cabeza gracias a sus 250 jugadores.

El origen del básquet en el Valdeluz tiene como nombre propio a Javier Marcos Subirá. "Fue el primer responsable del baloncesto en el cole. Era uno de los pocos entrenadores nacionales que había en Madrid en los años 60 y también era vocal de la Federación Castellana, que entonces estaba en la Cuesta de Santo Domingo bajo la presidencia de Manuel Esteban", explica Miguel Ángel López-Palacios, actual director técnico, quien destaca que "empezó creando un equipo infantil con la generación del 57 y continuó con ese equipo hasta que llegó a categoría junior, cuando lo cogió Domingo Palacios, otro conocido entrenador madrileño".


El equipo del 60 se reúne todas las Navidades, como Antonio Pulido
(de pie, el primero por la izquierda); Marcos Subirá (en el centro con bufanda);
Tomás Manzano (agachado, primero por la derecha). En la imagen también está David Sainz (31).

Pero el mérito de Marcos Subirá no fue crear un equipo sino todo un grupo: "Año tras año fue sacando nuevos equipos, pero se centró con la generación del 60. Ese fue su equipo. Un grupo de jugadores que, además, eran grandes amigos". Ángel Manzano, ex Valdeluz, es el actual seleccionador de Madagascar El primer boom del baloncesto en el Valdeluz llegó con ese conjunto en el que estaban los hermanos Manzano, Ángel y Tomás; Jacobo Díaz, Antonio Pulido, Sampedro. Los enfrentamientos contra otros equipos colegiales de Madrid, como el San Viator de Domaica o el San Agustín de Peiró, llenaban el pabellón del colegio, que, al mismo tiempo, se daba a conocer en el panorama baloncestístico nacional como sede del equipo femenino Telefunken, después denominado L'Oreal. Incluso Javier Marcos Subirá fue entrenador del Telefunken.


Una espectacular imagen con el pabellón lleno.

Al terminar su trayectoria escolar los jugadores de Marcos Subirá se repartieron por varios clubs de la Comunidad de Madrid (Alcalá, Bancobao, Canoe.). Algunos hicieron carrera dentro de la cancha y otros en el banquillo. Ángel Manzano fue director técnico del Patrocinio San José, entrenador del Real Madrid de LEB, el Bansander y el Navalcarnero, y es el actual seleccionador de Madagascar. Curiosamente, fue profesor de universidad de Miguel Ángel López-Palacios: "Él me introdujo a un nivel más alto en el baloncesto madrileño y cuando, años después, llegué aquí me enteré de que había sido alumno y jugador del Valdeluz".

Todos los miembros de aquel antiguo equipo siguen fieles a una cita con su colegio en las fiestas navideñas. "Los de aquella generación, incluido Marcos Subirá, se reúnen todos los años, en Navidad, para jugar un partido aquí. Además, los hijos de muchos de ellos juegan en el cole. Hay muchas generaciones de padres e hijos, hasta seis o siete familias", explica López-Palacios.

Tras la marcha del ese histórico equipo, el baloncesto perdió fuerza hasta que la apertura del colegio a las chicas, a finales de la década de los 80, abrió la puerta a la segunda época dorada del Valdeluz. "Paco Díez, profesor de Educación Física, introdujo el germen, y cuando Juan Díaz Dimar, también profesor y alma deportiva del colegio, cogió el baloncesto empezó a crecer la semilla del básquet femenino". Entre medias, en 1985, el colegio recibió de manos del Rey, en el Palacio de la Zarzuela, el premio Joaquín Blume al mérito deportivo.


La generación femenina de 1996,
con Miguel Ángel López-Palacios al frente.

Mientras los equipos masculinos se mantienen estables, alrededor de seis o siete cada temporada, lo femeninos no han parado de crecer en los últimos años, sobre todo por el impuso de directores técnicos como Jorge Pulido, Rafa Torralba, Luciano Moreno y, más adelante, dos alumnas, Marta Valle y Bea Conde. "Juegan en el cole desde pequeñas y actualmente son jugadoras del senior. Cuando estuvieron como directoras técnicas se empezó a entrenar tres días a la semana y llegó un plus de exigencia. Quizá por eso a partir del año 2000 hay un boom del baloncesto femenino". Poco a poco, el Valdeluz comienza a adquirir rango de cantera del básquet femenino madrileño y las primeras chicas llegan a las selecciones autonómicas: "En los últimos años algunas jugadoras se han marchado al Estudiantes, el Canoe o el Alcobendas porque quieren mayor nivel competitivo. Al final nosotros somos un cole y si para algún jugador o jugadora con mucho nivel es bueno marcharse a un club más grande, no tenemos ningún problema en que lo haga".


Este equipo benjamín, dirigido por Bea Conde,
consiguió el título de Madrid.

La cima, en términos cuantitativos, se produjo en el año 2009. "David Sainz y Xavi Serna se hicieron cargo del baloncesto en 2008. Pidieron más canastas de mini para poder tener hasta a cuatro equipos entrenando en el pabellón, y en su segundo año llegamos a tener 21 equipos, 14 de chicas y 7 de chicos". La fórmula perfecta, compaginar diversión y competición, estaba en marcha. Como explica Miguel Ángel, "la filosofía de un colegio siempre es divertirse y, sobre todo, que todos los niños practiquen deporte, pero si entrenas tres días, hay que venir los tres días. Se trata de poner un poco más de seriedad en todo. Solo eso ya hace subir el nivel".

Curiosamente, una generación masculina abrió la senda del éxito, que más tarde recorrerían sus compañeras. "Un equipo de chicos destacó en cadete en 2008 y muchos de ellos son ahora entrenadores". "Si somos exigentes, los alumnos crecen como deportistas y como personas" En 2010 llegó el título de campeón de Madrid de benjamín femenino de segundo año y la misma generación alcanzó un año después la medalla de bronce en benjamín de primer año. También en 2011 el equipo preinfantil femenino terminó como segundo de Madrid.

En la temporada 2011/12, el baloncesto del Valdeluz tiene 19 equipos (alguno con más de 20 jugadores), más los 25 chavales de la escuela, superando a los 15 equipos de fútbol, 10 de balonmano y hockey, y 5 de voleibol. Desde su llegada hace tres temporadas, Miguel Ángel López-Palacios ha afianzado la filosofía del club con recursos como concursos de frases relacionadas con el baloncesto ('una sonrisa, una victoria' fue el lema de la selección mini femenina que él dirige en el último, y triunfal, Campeonato de España). El responsable técnico no oculta su entusiasmo por "trabajar en un sitio donde todo el mundo suma", y resume así sus objetivos: "Entrenar divirtiéndonos, pero sin olvidar que este es un deporte donde se compite y hay que ser exigente porque así aprendes muchas cosas para la vida. Si somos exigentes, competitivos. si damos prioridad a la organización, la educación y la responsabilidad, los alumnos crecen como deportistas pero también como personas".


Las chicas del preinfantil, medalla de plata de Madrid en 2011


Iniciativas como el concurso de frases reflejan la filosofía del colegio.

35 años después de Javier Marcos Subirá, el colegio se ha convertido en una cantera también de entrenadores: hasta 36, muchos de ellos jugadores y jugadoras de los equipos cadete y junior que echan una mano con los más pequeños. Con las chicas también a pleno rendimiento, una de las prioridades es aumentar la base masculina: "Tenemos un problema real con los chicos. Si juegan al fútbol, al balonmano o al hockey, al final te quedan pocos chavales, pero no queremos quedarnos solo con las chicas, así que seguiremos insistiendo con ellos".

Miguel Ángel López-Palacios sabe que el Valdeluz es, por encima de todo, un colegio en el que "el objetivo principal es tener muchos niños practicando deporte", pero hay más: "El segundo objetivo es hacerlo con seriedad. Divertirse siempre, pero con valores: compromiso, exigencia, educación, respeto a los árbitros. El baloncesto es mucho más que meter la pelota en el aro y ganar".

Galería
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad: