Publicidad:
Publicidad

EN JUEGO - Torneos - Cadete FLL

El Torneo FLL arranca con victorias de Canoe y Real Madrid



El XIII Torneo Fundación Leucemia y Linfoma comenzó sin sorpresas. Primero, el Real Canoe superó por 91-76 a una combativa selección infantil. Después, el Real Madrid impuso su dominio del rebote (61 capturas por 22) para vencer por 100-53 al Fundal Alcobendas. Mahamadou Landoure fue el máximo exponente de la superioridad blanca con 26 puntos, 16 rebotes y 36 de valoración. Fotos: Rocío Benítez.


Todos los resultados del XIII Torneo FLL

Galería de fotos


1ª JORNADA MASCULINA (Viernes 25)


Real Canoe 91 (19+26+22+24): Eyuel Serrano (8), Juan Quiroga (16), Miguel Álvarez (4), Alejandro García (15), Miguel Ropero (15) -cinco inicial- Nicolás Guillén, Hugo Rodríguez (12), Daniel Ramos, Denis Butunoi, Mateo Novo (6), Jorge Moreno (6), David García, Iyayi Igbenidion Omoruyi (9) y Daniel Gil.

Selección infantil de Madrid 76 (18+17+23+18): Osagioduwa Osalodor (12), Santiago Baffour (4), Adrián Arredondo (11), Gonzalo de Bonrostro (2), Adrián Batian Tieno (4)  -cinco inicial- Pablo Lozano (2), Gael Molina (7), Carlos Álvarez (4), Lucas Mejías (2), Iván Rodríguez (8), Jorge Más (6), Héctor Ruiz, Rafael Corta (6), Mario Bustinza (8) y Marvis Víctor Ikponmwosa.


Árbitros: Pirvu y Pinto.

Estadísticas en SWISH (NBN23)

El Real Canoe, subcampeón infantil de Madrid la pasada temporada, y la selección abrían el torneo. Los amarillos no pudieron empezar mejor, con el triple de Alejandro García, pero pronto se vio que la selección estaba dispuesta a plantar cara. Primero Santiago Baffour acortó distancias y después, cuando el Canoe se escapó hasta 7-2, llegó un parcial de 0-4. Bien situados en defensa y descarados en ataque, los infantiles trataban de tú a tú a su rival hasta el punto de dar la vuelta al marcador (7-8) y mantenerse por delante mediado el primer cuarto (9-11). Máxima exigencia para un Canoe que recuperó la ventaja con el triple de Mateo Novo, aunque dentro de un primer cuarto muy igualado, como demostraron el 16-16 a 1:40 y el apretado primer parcial (19-18).

Los dos equipos mantuvieron la misma intensidad (e igualdad en el marcador) al comienzo del segundo periodo. Un triple de Hugo Rodríguez dio ventaja al Canoe (25-23) y abrió una racha que llegó hasta +7 (30-23). La selección reaccionó de la mejor manera posible, con el triple de Carlos Álvarez, pero el Canoe no paraba y con 34-26 el seleccionador madrileño, Adolfo García, detuvo el crono para frenar a su rival. La selección recuperó su juego rápido, de robos y contras... y también el atrevimiento, como en el triple de Iván Rodríguez que redujo distancias (36-31) o en el 2+1 que sacó Adrián Arredondo (40-34). Sin embargo, el siempre intenso Canoe no estaba dispuesto a soltar el partido y llegó al descanso con diez puntos de ventaja: 45-35.

La selección buscó la remontada al salir del vestuario, pero su rival, muy firme, contestaba enseguida a cada acierto. Por eso a 7:30 todo se mantenía igual (51-41). Un robo de Juan Quiroga confirmó la solidez canoísta y el triple de Alejandro García lanzó a su equipo hasta el +15 (56-41). Pese a los intentos de los infantiles, el Canoe empezaba a decantar el encuentro. La seleccion apretó el ritmo (no le quedaba otra), lo que sirvió para aumentar el espectáculo, con carreras de uno a otro lado, e incluso para estrechar algo el marcador (de 63-45 a 63-50). Aunque el triple de Mateo Novo cortó el intento de escalada, la selección se llevó el tercer parcial (22-23 para 67-58) y mantuvo vivo un encuentro que se animó todavía más al comienzo del último periodo. Los infantiles estrecharon el cerco (69-64) y obligaron al Canoe a emplearse a fondo para despegarse de nuevo. El triple de Hugo Rodríguez rebasó la barrera de los diez (76-64) y lanzó al Canoe hacia su primera victoria. La selección cumplió de sobra en un exigente examen.


Real Madrid 100 (20+24+22+34): Manuel García (9), Tomás Punzano (2), Marcos Zurita (13), Mahamadou Landoure (26), Gabriel Fata (10) -cinco inicial- Mario Lozano (7), Vadim Vorontsov (2), Maximiano Charles Haro (2), Guillermo Rodríguez (7), Aaron Patrick Ona (2), Gunars Grinvalds (9) y Baptiste Mousa (11).

Fundal Alcobendas 53 (9+12+15+17): Miguel García (3), Massimo López (18), Pedro Mercado (15), Rodrígo Pérez (2), Ignacio Casado (2) -cinco inicial- Alberto Rodríguez, Diego Cura (8), Mateo Serrano, Darío Cárdenas (2), Rodrigo Tabasco, Sergio Lorenzo (3), Bosco San Agustín y Ricardo Sánchez-Pacheco.


Árbitros: Barba y Padilla.

Estadísticas en SWISH (NBN23)

El segundo partido comenzó con un parcial de 8-0 a favor del Madrid, superior físicamente (en especial, el maliense Mahamadou Landoure). Tras el tiempo muerto de su entrenador, Guillermo Herrero, el Alcobendas reaccionó con un sorprendente parcial de 0-7 que estrechó el marcador y animó el partido. Los alcobensenses resistían a base de trabajo en defensa y velocidad en ataque, pero era muy difícil superar el muro blanco... y casi imposible frenar a las torres del Madrid (a Landoure le relevó el senegalés Baptiste Moussa). De ahí el 20-9 con que terminó el primer cuarto.

El Alcobendas no se rendía y recortó cuatro puntos al comienzo del segundo cuarto. Su capacidad de lucha quedó patente cuando Massimo López forzó la falta de Landoure. Punto a punto, el Alcobendas se mantenía en el partido (24-15)... hasta que el Madrid metió la directa. Maximiamo Charles Haro abrió un bombardeo que lanzó a los blancos hasta el 34-18. El triple de Sergio Lorenzo demostró que el Alcobendas seguía luchando, pero era difícil hacer más ante un Madrid muy poderoso, especialmente dentro de la pintura, con 33 rebotes por 11 de los granates a esas alturas del partido y Landoure ya en 19 de valoración. Al descanso, 44-21.

Pese a la brecha en el marcador, el encuentro mantuvo la intensidad en la segunda parte, con acciones de alta escuela, como las contra de manual culminada por Marcos Zurita, que lideró el ataque blanco en los primeros minutos. El Alcobendas aceptó el órdago tirando de atrevimiento y pelea en defensa, aunque el mate de Landoure (59-34) certificó la superioridad de su rival. También el 66-36 con que terminó el tercer periodo. Al comienzo del último, el Alcobendas tuvo algo del espacio para demostrar su talento ante un Madrid que, con todo decidido, soltó algo el pie. Por poco tiempo, porque luego llegaron el triple de Gabriel Fata o la penetración de Zurita (77-46 a 5:10). El último estirón blanco, con 23 puntos en cinco minutos, llevó al definitivo 100-53.


Galería
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad: