Publicidad:
Publicidad

EN JUEGO - Torneos - Liga EBA

Alcobendas, primer finalista del Torneo EBA



La segunda jornada del XI Torneo de Liga EBA Memorial Juan Martín Caño dejó el primer finalista. Con su victoria sobre el Zentro Basket Madrid por 60-62 y la del Baloncesto Alcalá frente al Movistar Estudiantes (84-66), el NCS Alcobendas (actual campeón del torneo) ya está matemáticamente en la final. El otro grupo está mucho más enredado. El Estudio sumó su segunda victoria, pero el 76-60 del Uros de Rivas sobre el Real Madrid podría derivar incluso en un triple empate en la última jornada, el sábado 14.

 

XI Torneo de Liga EBA Memorial Juan Martín Caño

 

2ª JORNADA. Domingo 8 de septiembre

Grupo A

CB POZUELO ARRABE ASESORES 79 - CD ESTUDIO 96

CB Pozuelo Arrabe Asesores 79 (13+21+26+19): Adrián Escribano, Alberto de la Torre, José Luis Galocha, Marcos Estébanez, Borja López -cinco inicial- Álvaro Jiménez, Jorge Cáceres, Alberto Cañal, Alberto Arias, José Luis García y Daniel Manzanero.

CD Estudio 96 (31+23+20+22): Jorge Garzón, Eduardo Vicente, Santiago Silva, Michael Drame, Daniel Muñoz -cinco inicial- Juan Llorente, Marcos Hermoso, Lorenzo Díaz, Armando Choque, Sergio Larragueta y Nicolás Miret.

Árbitros: Salardón y Latina.

Estadísticas

Eduardo Vicente abrió el marcador del partido a favor de un Estudio que buscaba su segunda victoria en el torneo. El comienzo no pudo resultar mejor para los de Aravaca, que a los tres minutos de juego ya mandaban por 2-7, con cinco puntos consecutivos de Jorge Garzón, e incluso prolongaron la racha tras el tiempo muerto de Mariano Arasa. El Estudio empleaba las mismas armas del sábado: velocidad a la contra y máxima intensidad en defensa, obligando a su rival a lanzar en posiciones muy forzadas. En cambio, en el aro contrario, una larga combinación entre el ataque del Estudio, pases bajo el aro incluidos, terminó en el 4-14 de Michael Drame. El Pozuelo necesiaba soluciones cuanto antes. Daniel Manzanero alivió el panorama, pero detrás seguía la sangría como demostró el espectacular mate de Drame. Aunque el Pozuelo intentó reaccionar, el primer cuarto terminó con un claro 13-31.



Marcos Estébanez acortó distancias nada más empezar el segundo pero la réplica de Armando Choque, sacando la falta, dejó las cosas como estaban. Y, poco después, llegó el triple de Nicolás Miret (17-36)... Aunque el Pozuelo ofrecía otra cara, más descarada en ataque, ya estaba casi veinte abajo. Tocaba remar contra la corriente y los de Mariano Arasa lo intentaron con Adrián Escribano en busca del rebote (así anotó el 23-38) y arriesgando en el tiro (el 25-38 de Alberto de la Torre). Lograron frenar la ofensiva de su rival, pero solo de forma momentánea, porque al descanso el Estudio mantenía los veinte puntos de ventaja: 34-54.

El dominio del Estudio se prolongó al comienzo de la segunda mitad (40-58 a 7:35) y Drame (que terminó como máximo anotador del partido con 24 puntos) capturó un rebote ofensivo para volver al +20. El Pozuelo no se daba por vencido y un triple de José Luis Galocha supuso el 48-62. Remontar era difícil pero no imposible y los intentos del Pozuelo animaron algo el tercer periodo, sobre todo cuando Borja López hizo el 52-64. Aunque dos triples consecutivos de Juan Llorente alejaron el peligro, el Pozuelo insistió con Adrián Escribano como principal arma ofensiva y logró recortar seis puntos. Sin embargo, el 0-7 con que empezó el último acto sentenció el encuentro. La brecha volvió a instalarse en los veinte (63-83) e incluso llegó a abrirse más durante algunos minutos. Al final, 79-96.


UROS DE RIVAS 76 - REAL MADRID
60

Uros de Rivas 76 (26+22+18+10): Alejandro García, Eduardo Gómez, Javier de Pinto, Álvaro Frutos, Julie Sargent -cinco inicial- Alejando Zamora, Guillermo Ordás, Héctor Figueroa, Víctor Fernández, Pablo Giménez, Ángel Gómez y Alejandro Relaño.

Real Madrid 60 (18+16+14+12):
Eli John Ndiaye, Javier Ramos-Yzquierdo, Urban Klavzar, Tristan Vukcevic, Konstantin Kostadinov -cinco inicial- Maximiliano Solé, Stefan Vukcevic, Javier Salsón, Nikolás Cebrián, Felipe dos Anjos y Ab Sediq Garuba.

Árbitros: Iglesias y Cañaveras.

Estadísticas

Tras su derrota de la primera jornada frente al Estudio, el Uros de Rivas estaba obligado a vencer al Real Madrid y salió dispuesto a hacerlo. Aunque el triple de Tristan Vukcevic puso por delante a los blancos (2-3), el Uros se escapó hasta un 8-3 a los tres minutos. A su favor estaba el físico y, sobre todo, la mayor experiencia frente a un conjunto con muchos jugadores júnior de primer año (incluso algún cadete). Cuando Eduardo Gómez hizo el 13-8, Mariano de Pablos paró el crono, pero los ripenses seguían mirando a canasta con acierto, como en la contra de Alejandro García (16-8). El talento del Madrid apareció en acciones como el triple de Konstantin Kostadinov, pero los ripenses se apuntaron el primer cuarto por 26-18.

El Madrid maduró en el segundo con la entrada de Maxi Solé, Javier Salsón y Felipe dos Anjos, pero el parcial empezó con un triple de Alejandro Zamora y siguió con la canasta bajo el aro de Ángel Gómez. Los blancos no podían frenar a un Uros muy acertado, que llegó a ponerse en +14 (36-22) antes de que Felipe dos Anjos aprovechara sus 218 centímetros para encadenar cuatro puntos seguidos. Sin embargo, los ripenses mantuvieron su efectividad con los triples de Héctor Figueroa y Javier de Pinto. Al descanso, 48-34.

Aunque el Madrid intentó remontar, se encontró con la respuesta de un Uros que llegaba al aro mucho más (a esas alturas del partido, 44 tiros de campo por 25)... y a más intentos, más aciertos. A 7:24, nada había cambiado: 53-39. Incluso Eduardo Gómez tiró de muelles para capturar el rebote de su propio tiro y hacer el 55-39. Pese a todo, el Madrid seguía peleando y la respuesta blanca fue un mate de Eli John Ndiaye. Quedaba mucho partido, aunque el palmeo de Ángel Gómez sobre la bocina del tercer cuarto (66-48) puso las cosas aún más difíciles a los blancos. Y también el contrataque de Pablo Giménez (2+1) nada más empezar el último. Fiel a su estilo, el Madrid no dejó de pelear y apretó el ritmo en busca de una remontada improbable, que otro triple de Giménez (72-52) convirtió ya en imposible.


Grupo B

ZENTRO BASKET MADRID 60 - NCS ALCOBENDAS 62

Zentro Basket Madrid 60 (15+18+17+10)
: Pedro García, Ailton Lopes, Ismael Herrero, Erik Persson, Juanjo Santana -cinco inicial- Imru Duke-Toussaint, Pablo Pérez, Diego Fernández, Adrián Sánchez, Vincent Gielen, Cristóbal Gana y Javier López.

NCS Alcobendas 62 (12+19+22+9): Eduardo Martínez, Sebastián Mbansogo, Jorge Parra, Alejandro Fortes, Pablo Rodrigo -cinco inicial- David Marina, Miguel Young, Iago Ibáñez, Roberto Morentín, Carlos Alvar Valle, Nicolás Bermúdez y Ricardo Rodríguez.

Árbitros: Ontescos e Inclán.

Estadísticas

Sobre el papel, y tras lo visto en la primera jornada, Zentro Basket y Alcobendas disputaban uno de los partidos más atractivos del torneo. Pedro García puso en ventaja al Zentro Basket nada más empezar. Los de Fernando Reborio querían repetir su fulgurante comienzo de la víspera, pero enfrente estaba un Alcobendas muy sólido y cargado de experiencia. Alejandro Fortes empató tras una elaborada acción. Y al primer triple de Erik Persson le sucedió la penetración de Eduardo Martínez: 5-4 a 6:40. El segundo de Persson sí abrió un ligero hueco que él mismo amplió, esta vez entrando bajo el aro. Con 13-4, tras el triple de Ismael Herrero, el banquillo del Alcobendas paró el crono. La reacción no tardó en llegar y el primer cuarto terminó con un mínimo 15-12.



Esa escalada alcobendense se mantuvo en el segundo periodo. A cada acierto del Zentro Basket respondía un Alcobendas ya metido en el encuentro, y el intercambio de golpes movió el marcador a toda velocidad (23-19 a 7:42) ante los aplausos del público. Alvar Valle redujo aún más las diferencias en otra muestra del juego colectivo del Alcobendas, y el triple de Iago Ibáñez dio la vuelta al marcador (23-24) provocando además el tiempo muerto de Reborio. Bien movido por Sebas Mbansogo y con Roberto Morentín y Alvar Valle peleando bajo los tableros, el Alcobendas ofrecía su mejor versión. El 25-25 a 5:30 demostró la igualdad del choque; el espectacular mate de Miguel Young o la canasta a aro pasado de Persson, su calidad. Al descanso, 33-31.

El pulso entre dos equipazos siguió tras el descanso. El Zentro Basket apretó (aún más) el ritmo, con Ismael Herrero en la dirección y Persson o Imru Duke mirando directamente a canasta, pero el Alcobendas, más experimentado, aguantó bien. A 6:50, los alcobendenses estaban por delante (37-40), aunque siempre dentro de un choque en el que podía pasar de todo. Roberto Morentín abrió hueco con un triple y esa ligera ventaja se mantuvo hasta el 50-53 con que terminó el tercer periodo. Mínimas diferencias que se quedaron en nada con el triple de Herrero... Así seguían (53-53) a seis minutos para el final, y tras el nuevo triple del base (59-59) cuando solo quedaba 1:50. Solo la canasta de Young cuando faltaban 18 segundos dio la ventaja decisiva al Alcobendas, que sumó así su segunda victoria.


Grupo B

BALONCESTO ALCALÁ 84 - MOVISTAR ESTUDIANTES 66

Baloncesto Alcalá (19+25+16+24)
: Carlos Abentín, Mario de la Sen, Óscar Méndez, Adama Lo, Fidel Gómez -cinco inicial- Jorge Barra, Carlos Gómez, Álex Punzón, Ignacio González, Juan Gabriel Martínez, Sergio Rodríguez y Juan López.

Movistar Estudiantes (20+9+17+20): Nacho Condés, Eduardo Manzano, Jaime Govantes, Rubén Domínguez, Gilad Levy -cinco inicial- Hugo López, Pablo Rico, Alejandro Villalobos, Marco Echevarría, Daniel García-Casarrubios, Mikhail Mikhailov y Pablo González.

Árbitros: Semper y Delbaño.

Estadísticas

El segundo examen del recién ascendido Baloncesto Alcalá llegaba ante un Estudiantes con muchas bajas, pero también lleno de talento. A primera vista, destacaba el duelo bajo los tableros entre dos impresionantes torres: el senegalés Adama Lo y el israelí Gilad Levy. Este último ganó la posición para hacer el 6-7. Pero el choque tenía mucho más... Rubén Domínguez dirigía las operaciones en un Estudiantes que empezó con mejor imagen que el sábado, más atrevido y ordenado. Enfrente, el Baloncesto Alcalá aprovechaba su bloque. Así, a 4:40, el marcador estaba en 10-10. Domínguez rompió las tablas con un triple y, poco después, Hugo López se colgó del aro... Eran síntomas de la mejoría colegial, aunque el primer cuarto terminó con un ajustado 19-20.



La aparición de Sergio Rodríguez y Juan Gabriel Martínez junto a Jorge Barra convirtió la pintura en un fortín para el Baloncesto Alcalá, y con los rebotes llegaron más opciones de tiro. Un triple de Ignacio González supuso el 25-22 y otro, de Barra, el 28-23. Los complutenses empezaban a escaparse ante un Estudiantes más deslavazado que al principio. Un triple de Ignacio González tuvo respuesta con el inmediato acierto de Hugo López, pero con 34-27 Sergio Jiménez paró el crono. Las cosas pintaban mal para el Estu y todavía más cuando la ventaja de los anfitriones creció a toda velocidad hasta el 44-29 del descanso.

La superioridad del Baloncesto Alcalá se mantuvo al comienzo de la segunda mitad. Adama Lo y Juan Gabriel Martínez sujetaban al equipo por dentro mientras los exteriores bombardeaban por fuera. A 6:33, ya había veinte puntos de diferencia (52-32). Solo el triple de Nacho Condés dio algo de respiro al Estudiantes antes de que Adama Lo volviera a anotar. Sergio Jiménez intentó frenar al senegalés con Gilad Levy y la presencia del israelí en la pintura se notó. Un triple de Álex Villalobos sobre la bocina del tercer cuarto dejó el marcador en 60-46. Las esperanzas del Estu crecieron con el 0-6 de salida, sobre todo porque Levy seguían haciendo daño bajo el aro... Sin embargo, pronto llegó su cuarta falta, y el tercer triple de Ignacio González (66-57). Y, ya en los útimos dos minutos, otros tres tripes seguidos (dos de González y uno de Juan Gabriel Martínez) que mataron el partido.


Galería
Vídeo
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad